La Fundación San Martín de Porres, Premio a la Excelencia Europea

Creada por los Dominicos, ofrece albergue y empleo a personas sin hogar

| 1890 hits

MADRID, lunes, 21 mayo 2007 (ZENIT.org).- La Fundación San Martín de Porres, de los Dominicos, recibió en Madrid el pasado 9 de mayo, Día de Europa, el Premio a la Excelencia Europea, en la sede de la Comunidad de Madrid de la Puerta del Sol.



El consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, entregó los Premios a la Excelencia Europea a personas y asociaciones que, en su ámbito, han realizado importantes aportaciones para la sociedad europea.

Estos galardones se conceden en varias categorías, Medio Ambiente, Economía, Cultura, Educación, Presidencia, y Servicios Sociales y son determinados en la Comisión Interdepartamental de Asuntos Europeos.

En el caso de la Fundación San Martín de Porres se premió su trayectoria en materia de empleo con personas sin hogar. Esta trayectoria pasa por varios proyectos realizados y en ejecución y diferentes colaboraciones a nivel europeo en organizaciones y publicaciones. El galardón lo recogió Antonio Rodríguez, director técnico de la Fundación.

Según informa la Fundación San Martín de Porres, «hasta hace unos años, la mayor parte de las personas que eran atendidas en nuestro centro estaban alojadas en el Albergue. Por tanto, no se hacían distinciones sobre el tipo de alojamiento de las personas atendidas».

Sin embargo, desde el año 1993, la fundación ha puesto en marcha proyectos especializados. Esto ha hecho, afirma la Fundación «que no todas las personas que atendíamos en nuestros recursos necesariamente sean alojados en el albergue; pueden estar en otros centros de acogida o tienen una vivienda propia».

El Albergue San Martín de Porres es un Centro de Acogida o albergue temporal para personas marginadas sin hogar y en general, para personas que careciendo de recursos económicos no disponen de un alojamiento frente a la calle y manutención, ya sea de manera puntual o a medio y largo plazo. Actualmente este centro dispone de 62 camas en 7 habitaciones de 6 plazas y 10 habitaciones de 2 plazas.

Los Alojamientos alternativos completan la oferta del albergue y suponen un paso fundamental en el proceso de integración para poder desarrollar, posteriormente, una vida autónoma. Los recursos que integran parte de este programa son la Mini Residencia y los pisos de acogida.

Existe además un Programa de Empleo. El objetivo general de la Fundación San Martín de Porres se centra en el diseño de Itinerarios personalizados de inserción laboral y en el acompañamiento individualizado de los participantes en su recorrido hacia la inserción y/o reinserción sociolaboral.

Desde la metodología llevada a cabo en los procesos de inserción se pretende abordar, de manera transversal, otros aspectos que interactúan a distintos niveles, dificultando especialmente el acceso al mercado laboral de este colectivo, a priori definido como poco «ocupable». Debido a esto, abordan el empleo desde diferentes niveles atendiendo a las necesidades y posibilidades de cada persona a lo largo del proceso de inclusión.

Por otra parte, el Centro de Apoyo a la Intermediación Laboral (CAIL) de la Fundación San Martín de Porres es un centro colaborador del Servicio Regional de Empleo de la Comunidad de Madrid, a través del cual, facilitan a las empresas la incorporación de profesionales cualificados para la cobertura de puestos vacantes. Se ofrece un servicio gratuito de forma ágil y eficaz.

Cuentan con una base de datos de candidatos/as y a través de un proceso de entrevistas ocupacionales, seleccionan los perfiles más adecuados a sus ofertas.

Otra de las iniciativas de la Fundación, el Centro Especial de Empleo, cuenta con una empresa con experiencia en diferentes trabajos de manipulado. Surge como empresa de inserción laboral.

Paralelamente a los programas de las áreas de alojamiento y empleo también se han desarrollado programas más pequeños o más puntuales, afirma la Fundación, «que nos han permitido solventar un amplio rango de problemáticas transversales que afectan a las personas sin hogar».

Entre ellos está el Taller de Artesanías que se creó en 1998, y tiene como finalidad principal ofrecer un espacio ocupacional y de acogida en el cual se desarrollan una serie de capacidades personales que desembocan en una mejora de la calidad de vida de la persona.

También cuentan con el Club de Alcohólicos en Tratamiento «La Madeja», que surge con la puesta en marcha de encuentros grupales de personas con problemas asociados a su consumo de alcohol.

La población de la que se nutre el grupo, son personas sin hogar, con ruptura familiar, por tanto la metodología realizada está adaptada para tratar a personas sin familiares.