''La Guardia Civil pide a la Virgen del Pilar la fuerza espiritual necesaria para su importante servicio a la sociedad española''

Palabras de Benedicto XVI en la audiencia general al saludar al ministro del Interior y a la Benemérita

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1370 hits

Benedicto XVI en la audiencia general de ayer miércoles dirigió un saludo cordial a la Delegación de la Guardia Civil --integrada por hombres y mujeres del Cuerpo--, con el arzobispo castrense Juan del Río Martín, al ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el director general de la Benemérita Arsenio Fernández de Mesa. El papa les invitó a pedir "a la Virgen del Pilar la fuerza espiritual necesaria para su importante servicio a la sociedad española".

La delegación acudió a Roma con motivo del centenario del Patronazgo de la Virgen del Pilar. Esta tradición se remonta a 1864, cuando fue destinado al Colegio de Valdemoro su primer capellán castrense, de nombre Miguel Moreno Moreno. Este presbítero instaló en la capilla del centro una imagen de la Virgen del Pilar e introdujo a los jóvenes alumnos en la devoción y amor a la Virgen.

En la audiencia general, Benedictro XVI tuvo unas palabras especiales para la delegación de la Benemérita: "Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular al grupo y a la Delegación de la Guardia Civil, con el arzobispo castrense, el señor ministro del Interior y el director general de ese Cuerpo, que ruega a la Virgen del Pilar la fuerza espiritual necesaria para su importante servicio a la sociedad española".

Con el tiempo, los guardias procedentes del Colegio fueron extendiendo la devoción a la Pilarica por toda la geografía nacional. Por esta razón, el 7 de enero de 1913, el director General del Cuerpo, general Aznar, solicitó de su majestad Alfonso XIII la proclamación de la Virgen del Pilar como patrona de la Guardia Civil. La orden sería firmada por el rey, con fecha 8 de febrero.

De la delegación española también formaban parte el director adjunto operativo de la Guardia Civil Cándido Cardiel, y el embajador de España ante la Santa Sede Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga.

Al final de la audiencia, la delegación española tuvo ocasión de acercarse y saludar al papa, al que regaló una imagen de la Virgen del Pilar en plata, un pequeño tricornio de la Guardia Civil, también en plata., y un póster de una foto del papa tocado con el tricornio, hecha en anteriores encuentros con la Benemérita.