La Guardia Suiza busca voluntarios en Internet

En estos momentos hay 7 plazas vacantes

| 1211 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 10 mayo 2001 (ZENIT.org).- Los Guardias Suizos buscan voluntarios. En el tradicional juramento del pasado 6 de mayo, los nuevos 26 reclutas (de entre 20 y 24 años) no llenaron las plazas vacantes. En estos momentos, quedan siete puestos vacíos.



En realidad la situación no es ni mucho menos grave. En los años setenta llegaron a faltar cuarenta soldados. Ahora bien, esta señal de alarma ha dado un interesante impulso a la renovación que en los últimos años ha experimentado este ejército, el más pequeño y antiguo del mundo.

La Guardia Suiza, de hecho, fue fundada en el lejano 1506, por iniciativa del Papa Julio II. Hoy está formado por 96 unidades y 7 guardias auxiliares. En total deberían ser 110, según prevé el estatuto.

Para ofrecer nuevos atractivos a posibles interesados que estén dispuestos a consagrar al menos dos años de su vida, siguiendo planes ya difundidos en ejércitos de ámbito occidental, ofrecerán a los jóvenes suizos la posibilidad de estudiar idiomas, informática y cursos universitarios.

Además, como ha explicado el coronel Pius Segmuller, en una rueda de prensa, la Guardia Suiza ha comenzado a utilizar Internet para contactar a posibles interesados. Con este motivo, se acaba de lanzar la página web http://www.gardesuisse.org/.

«No queremos quedarnos en sesenta para darnos cuenta de que tenemos que reaccionar», ha explicado en una rueda de prensa el coronel Pius Segmuller, quien está promoviendo la modernización del ejército, cuyo uniforme, según algunas fuentes fue diseñado por Miguel Ángel.

La falta de «vocaciones», explicó, «está ligada al estado de la economía suiza: cuando las cosas van bien en nuestro país, los jóvenes encuentran fácilmente trabajo y no se interesan en venir a Roma al servicio del Papa. Cuando la situación no es buena, tenemos más peticiones».

Segmuller reconoce que hay otras causas, como la secularización que se vive en Suiza y que reseca en los jóvenes ideales de servicio a la Iglesia.

Por último, hay que mencionar también que la selección se hecho todavía más exigente, posiblemente tras el triste episodio en el que un soldado se suicidó tras haber asesinado a su recién nombrado comandante Alois Estermann, el 4 de mayo de 1998.

La página web indica las condiciones requeridas para entrar en la Guardia Suiza. Se requiere que sea ciudadano suizo, de religión católica y reputación irreprensible. Debe haber terminado el servicio militar en Suiza y una edad que oscila entre los 19 y los 30 años. La altura mínima debe ser de 174 centímetros. Se pide, además, que sea célibe y que tenga un certificado de capacidad profesional o de estudios medio-superiores.