La Guardia Suiza celebró su 505 aniversario

| 959 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 24 de enero de 2011 (ZENIT.org).- La Guardia Suiza celebró su 505 aniversario con una misa, celebrada el pasado sábado en Santa María de la Piedad en el Camposanto Teutonico, situado en la ciudad del Vaticano.

El arzobispo monseñor Fernando Filoni, sustituto del secretario de estado, presidió la misa transmitiendo los saludos de Benedicto XVI durante la homilía.

El arzobispo observó que “el Señor invita a todo el mundo a seguirle, pero que llama a algunos a compartir y colaborar en su misión, confiando una tarea especial a cada uno”.

“Por esta razón”, añadió, “servir al Santo Padre, es la manera concreta en la que participáis en la misión universal de la Iglesia. Que María os dé un renovado espíritu de fidelidad y servicio”.

Después de la misa, se realizó un desfile con banderas y una banda en la plaza de San Pedro para conmemorar la fundación de este cuerpo militar.

La Guardia Suiza, comandada por el coronel Daniel Rudolf Anrig, está compuesta por 110 soldados y un capellán, monseñor Alain Guy Raemy. Su fundación se debe al papa Julio II della Rovere (1503-1513), que hace 500 años pidió a los estados pertenecientes a la Confederatis Superioris Allemanniae que le permitiesen reclutar a jóvenes suizos para formar una guardia papal.

El 22 de enero de 1506, este Pontífice dio la bienvenida y bendijo, en la plaza de San Pedro, al primer contingente de 150 guardias suizos liderados por el capitán Kaspar von Silenen.

Los reclutas deben ser varones católicos suizos, con edades comprendidas entre los 19 y los 30 años. Deben medir más de 5 pies y 7 pulgadas de altura, ser solteros, y haber tenido entrenamiento militar básico.

Aunque la tradición dice que fue Miguel Ángel quien diseñó sus uniformes, en realidad el actual diseño data de 1915.

La tradicional ceremonia de juramento de los nuevos reclutas se celebra el 6 de mayo de cada año, día en que se conmemora el sacrificio de 147 guardias suizos, que durante el saqueo de Roma, en el año 1527, realizado por las tropas de Carlos V, defendieron al Papa Clemente VII con sus vidas.

[Traducido del inglés por Carmen Álvarez]