La guerra, una amenaza sin precedentes para los niños

La ONU publica la ''lista de la vergüenza'' sobre el reclutamiento infantil

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 760 hits

En los últimos años, los órganos de las Naciones Unidas encargados de la protección de los niños han destacado con preocupación que la naturaleza y las tácticas evolutivas de los conflictos armados están generando amenazas sin precedentes para los niños. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lo confirma en la introducción del informe anual sobre menores en conflictos armados.

El informe anual del Secretario General sobre los niños y los conflictos armados presenta información acerca de las graves violaciones cometidas contra niños en 22 situaciones de conflicto. Del mismo modo, el informe incluye lo que se conoce como la “lista de la vergüenza”. Esta es una lista de los grupos armados y las fuerzas armadas que reclutan y utilizan niños, matan y mutilan, cometen actos de violencia sexual o de ataques a escuelas y hospitales en zonas de conflicto.

Los principales conflictos en curso, subrayando que muchas escuelas son usadas como cuarteles militares, puntos de recogida de armas, centros de coordinación, lugares de detención y para interrogatorios, puestos de observación y de ataque, son algunos de los temas a los que el informe hace referencia.

El estudio comienza con la descripción de varios problemas nuevos relacionados con los efectos que tiene el carácter evolutivo de los conflictos armados. Además, se examinan algunos mecanismos adicionales para lograr que las fuerzas armadas y los grupos armados cumplan sus obligaciones en materia de derechos de los niños y se proporciona información actualizada sobre la cooperación con las organizaciones regionales.

El informe proporciona datos sobre violaciones graves de los derechos de los niños y sobre los progresos realizados por las partes en relación con el diálogo, los planes de acción y otras medidas para detener e impedir esas violaciones graves. Malí representa una nueva situación abarcada por el período sobre el que se informa, en tanto que Nepal y Sri Lanka ya no aparecen incluidos después de haberse eliminado de los anexos en 2012, a todas las partes en sus territorios. El informe concluye con una serie de recomendaciones dirigidas al Consejo de Seguridad.

Por su parte, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos ha informado que unas 93.000 personas han perdido la vida en Siria desde el inicio del conflicto, en marzo del 2011, incluidos más de 8.200 niños. 

Precisó que el 80% de los fallecidos son varones. 

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, explicó que desde el pasado mes de julio se registra una media de 5.000 muertes cada mes y no descartó que la cifra de víctimas sea incluso más elevada.

“Urjo a las partes a declarar un inmediato alto el fuego antes de que decenas de personas más sean asesinadas o heridas. Nadie está ganando nada con esta carnicería sin sentido. Y los estados con influencia podrían, si actúan de forma colectiva, hacer mucho más para acabar de forma rápida con este conflicto, salvando así numerosas vidas”, manifestó Pillay. La Alta Comisionada de la ONU explicó que el ejército sirio bombardea zonas urbanas casi a diario y utilizan misiles y bombas de racimo y termobáricas, a la vez que las fuerzas de oposición atacan también áreas residenciales, incluso en la capital, Damasco.



Por eso, reiteró que la única manera de poner fin a este conflicto es mediante una solución política negociada y agregó que, por desgracia, nada podrá recuperar las vidas de los miles de fallecidos. Pillay manifestó que hay casos bien documentados de torturas y ejecuciones de familias enteras, incluidos niños.