“La identidad mexicana no se entiende sin Guadalupe”

Próxima celebración de un Congreso sobre la Virgen y la Independencia

| 2460 hits

CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 6 de octubre de 2010 (ZENIT.orgEl Observador).- Con el objetivo de ofrecer al pueblo de México una visión de fe  en el marco de las celebraciones del bicentenario de la independencia, se llevara a cabo el congreso guadalupano 2010, los próximos 7 y 8 de octubre en la Antigua Basílica de Guadalupe (hoy Templo Expiatorio a Cristo Rey).

Así lo informó monseñor Jorge Palencia Ramírez de Arellano, vicerrector de la Basílica de Guadalupe en conferencia de prensa en la que aclaro que el congreso se desarrollara apegado a la verdad histórica guadalupana, eclesial y pastoral.

El objetivo es, afirmó, “reconocer a Santa María de Guadalupe como corazón de nuestra identidad nacional e identificar los ideales de valores que inspiraron a nuestros antepasados, para emprender el camino del perdón y de la purificación de la memoria nacional”.

“México –expresó monseñor Palencia-- no se entiende sin Guadalupe, su devenir histórico está enraizado en ella. Ha estado presente inspirando y acompañando con su maternal presencia nuestros más caros ideales de libertad”.

El congreso se realizará bajo tres ejes temáticos: Intelectualidad católica y vida religiosa en los umbrales del siglo XIX;  Santa María de Guadalupe: Conciencia de Nación y vigencia de la identidad mexicana y El papel de Santa María de Guadalupe hoy.

Acompañado de Guillermo Macías, académico de la Universidad Anáhuac, monseñor Palencia dio a conocer las instituciones académicas que participaran en el congreso: como son la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Pontificia de México, el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Panamericana, la Universidad Anáhuac, la Universidad la Salle, la Universidad de Colima, el Colegio de las Vizcaínas y la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe.

Otros temas a analizar en el congreso serán los periodos de 1808 a 1810 y 1821, en donde en las agitadas aguas de la política no era fácil ser un eclesiástico, ni buen católico en la Nueva España, en donde la vida pública comenzaba a experimentar una transformación profunda de conflictos por la libertad.

“En otro momento -señaló monseñor Palencia- se analizará la figura del cura Miguel Hidalgo y Costilla como teólogo, ortodoxo, maestro, rector del seminario y renovador de la Teología”.

Por Sergio Estrada