La Iglesia católica crece sobre todo gracias a África

Revela la nueva edición del Anuario Estadístico de la Iglesia Católica

| 3178 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 9 mayo 2007 (ZENIT.org).- En cinco años el aumento de la cifra de católicos y de vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa subraya el dinamismo de fe en África respecto al resto de continentes.



Así se desprende de la nueva edición del Anuario Estadístico de la Iglesia, presentado por «Radio Vaticano».

De 2000 a 2005: es el período que engloba el volumen, preparado por la Ofician Central de Estadística de la Iglesia y editado por la Librería Editora Vaticana.

Los católicos en el mundo, en esos cinco años, pasaron de poco más de 1.045 millones a unos 1.115, crecimiento equivalente al 6,7%, muy cercano al de la población mundial: el 6,9%. De ahí que, en conjunto, la presencia de los católicos en todo el planeta permanezca estable: 17,28% en 2000 y 17,25% en 2005.

Estos datos permiten apreciar el aumento de los católicos en África (en un 18%) respecto al incremento de su población (poco menos del 14%). Por ello el Anuario observa la eficacia de la actividad pastoral en los países de este continente.

En conjunto, también aumenta en un 6,61% el número de obispos en el mundo –en este caso, especialmente en Asia y América-: 4.541 a 4.841.

La cifra de sacerdotes se sitúa en torno a los 405.700; ha aumentado en total un 0,3%. En África y en Asia el incremento ha sido notable: un 19,2% y un 14,9%, respectivamente. En América se observa estabilidad y en cambio disminución en Europa y Oceanía.

El Anuario evidencia asimismo, en el citado lustro, la diferente tendencia de crecimiento entre sacerdotes diocesanos y sacerdotes religiosos: aquellos muestran una significativa recuperación (de 265.781 en 2000 a 269.762 en 2005), mientras que siguen disminuyendo los últimos: de 139.000 en 2000 a 136.000 en 2005.

Por continentes, el único en el que decrece la cifra de presbíteros es Europa: del 51,5% al 48,8%.

Con todo, es en Europa y en América donde se registra un aumento de la cifra de diáconos diocesanos o bien religiosos con carácter de permanencia en su estado (respectivamente crecen un 24% y un 28%).

Por su parte, disminuye el número de religiosos profesos no sacerdotes (de 55.057 a 54.708).

La crisis que enfrenta «esta categoría de agentes de pastoral no da muestras de cesar y es preocupante que, a excepción de África y Asia, en el resto del mundo sigan disminuyendo», advierte el Anuario Estadístico de la Iglesia.

En torno a 760.000 se sitúa la cifra de religiosas profesas, el 42% de ellas en Europa. Su progresión creciente fue frenando el referido quinquenio en Europa y América, en ventaja de África y Asia.

En cuanto a los candidatos al sacerdocio, su proporción respecto a la población católica, en 2005, se sitúa por encima de la media mundial (103 candidatos por cada millón de católicos) en Asia (258) y África (154).