La Iglesia en América Latina ha sido pionera con su red informática

Constata el cardenal Darío Castrillón Hoyos,

| 408 hits

LIMA, jueves, 19 mayo 2005 (ZENIT.org).- La Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL) demuestra que el cristianismo en este continente puede abrir proyectos pioneros de evangelización que son adoptados después en otras partes del planeta, constata el cardenal Darío Castrillón Hoyos.



El prefecto de la Congregación vaticana para el Clero habló de la RIIAL como uno de los logros surgidos del período en el que fue presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), de 1987 a 1991, al intervenir este jueves durante la trigésima asamblea de este organismo que se celebra en Lima.

La Red, que depende del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales en colaboración con el CELAM, surgió y es promovida gracias a monseñor Enrique Planas, jefe de Servicio en el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y delegado de la Filmoteca Vaticana.

El objetivo de la RIIAL es «llegar hasta los mas necesitados» y apartados de las nuevas tecnologías.

Aquella red, que surgió cuando Internet todavía no era un medio de comunicación masivo, se ha ido expandiendo, constató el cardenal Castrillón Hoyos, hasta convertirse en un «modelo para otras redes no sólo a nivel eclesial».

Juan Pablo II, explicó el purpurado colombiano, promovió el que «esta red fuera seguida por otras, como la propuesta hoy para África». La RIIAL ha servido también de punto de referencia para redes informáticas eclesiales surgidas en Europa, particularmente en España e Italia.