La Iglesia en América Latina: LAS ANTILLAS

Una mirada al continente del papa Francisco (Especial XX)

Lima, (Zenit.org) José Antonio Varela Vidal | 684 hits

Ofrecemos a nuestros lectores la tercera y última parte de la serie sobre la Iglesia en América Latina, con información de algunos países sud y centro americanos, así como de El Caribe.

Conscientes del interés que viene suscitando el subcontinente del papa Francisco, ZENIT está difundiendo el valioso estudio del Observatorio Pastoral del Celam (OPC), que nos acerca a la realidad pastoral, social y devocional de los pueblos latinoamericanos.

En esta oportunidad, conoceremos un poco más a la Iglesia en Las Antillas, islas ubicadas en El Caribe y adyacentes a algunos países de Centro, Sur y Norte América. La división más notoria es por su pertenencia u origen. Es por ello que hay un grupo perteneciente a la Commonwealth o Confederación de naciones asociados al Imperio británico; otros grupos tienen que ver con los departamentos franceses de ultramar, con los territorios del Reino de los países bajos y también están los territorios britanicos de ultramar.

Cada extensión es un desafío diferente para la Iglesia católica local, así como el hecho de que muchas de ellas tienen un origen protestante, por lo que su presencia es minoritaria.

Hay dos países independientes, como son Guyana (214,970 km², 784,894 hab.) y Surinam (163.270 km², 549.000 hab.), que aunque están ubicados en América del Sur, forman parte de la Conferencia Episcopal de las Antillas.

En el caso de Guyana, entre 1530 y 1531, Diego de Ordás conquista y coloniza toda la costa Guayanesa, y en 1594 España toma posesión oficialmente de la Provincia de Guayana. En 1796, la entonces colonia neerlandesa fue tomada por los ingleses. Hoy, el 8% se profesa católico.

Al respecto de Surinam, Cristóbal Colón fue quien avistó las islas en 1498, pero sólo hasta 1593 exploradores españoles regresaron al área. Y en 1651 los británicos se establecieron en Paramaribo. Los católicos son actualmente el 23% de la población.

*****

En el caso de las islas pertenecientes a la Commonwealth, estas son: Antigua y Barbuda (441 km², 86.000 hab.), Bahamas (13.939 km², 335.000 hab.), Barbados (431 km², 295.000 hab.), Dominica (754 km², 67.000 hab.), Granada (344 km², 106.000 hab.), Jamaica (11.244 km², 2.728.000 hab.), San Cristóbal y Nevis (261 km², 51.000 hab.), San Vicente y Granadinas (388 km², 121.000 hab.), Santa Lucía (615km², 167.000 hab.) y Trinidad Tobago (5.128 km², 1.338.000 hab.).

Raíces cristianas en la Commonwealth

Los inicios de la evangelización en Las Antillas han sido diversos, en la medida en que los primeros conquistadores llegaban en exploración a las islas, y luego a nivel político cuando fueron pasando de manos de unos países a otros –con la influencia religiosa respectiva--, hasta que algunas alcanzaron la independencia.

-Antigua y Barbuda: En 1443 Cristóbal Colón desembarca en la isla de Antigua, bautizándola con este nombre en honor ala Iglesia de Sevilla llamada Santa María la Antigua. Barbuda recibió más tarde su extraño nombre por las “barbas” de líquenes que adornaban sus palmeras.

-Bahamas: El 12 de Octubre de 1492, Cristóbal Colón llegó a la orilla de una pequeña isla que los Lucayanos llamaban Guanahani. Colón la llamó San Salvador. Los católicos alcanzan hoy el 22%.

-Barbados: Fue descubierta en el año de 1518 por los españoles. El nombre de Barbados proviene del explorador portugués llamado Pedro Campos que en 1536 la llamó Os Barbados (“Los Barbudos”, en español). Hoy los católicos son el 4%.

-Dominica: Cristóbal Colón llegó a Dominica el 3 de noviembre de 1493, siendo la primera isla descubierta en su segundo viaje a América. El nombre con el que Colón bautiza a la isla se deriva del nombre del día de la semana en que avistan la isla, domingo. El número de católicos asciende hoy al 89.6%

-Granada: Fue descubierta por Cristóbal Colón en el año de 1498. Hoy los católicos alcanzan el número de 53%.

-Jamaica: En el año de 1494 fue descubierta por Cristóbal Colón, quien la bautizó con el nombre de Santiago de Jamaica. Los católicos alcanzan hoy la cifra de 4%.

-San Cristóbal y Nevis: En su segundo viaje a  América en el año de 1493, Cristóbal Colón desembarcó en la isla más grande a la cual llamó “San Cristóbal” en honor a su patrón. Nevis también fue descubierta en este segundo viaje, Colón la bautizó con este nombre por su semejanza con una montaña nevada (en español se llamó “Nuestra Señora de las Nieves”). Hoy los católicos se cuentan en 11%.

-Santa Lucía: Descubierta por Cristóbal Colón en 1502. La población católica asciende hoy a 90%.

-San Vicente y Granada: En 1498 es descubierta por Cristóbal Colón. Hoy los católicos son el 13%.

-Trinidad y Tobago: Cristóbal Colón descubrió para los europeos la principal de las islas el 31 de julio de 1498 y la llamó “Tierra de la Santísima Trinidad” mientras que denominó “Bella Forma” a la isla actualmente llamada Tobago. La cifra de católicos asciende actualmente a 29%.

*****

En el caso de las islas pertenecientes a la Departamentos franceses de ultramar, estas son Guayana Francesa (92.300 km², 260.000 hab.), Guadalupe (1.705 km², 408.000 hab.), San Martín (98 km², 73.397 hab.), Martinica (1.080 km², 432.900 hab.) y San Bartolomé (25 km², 8.450 hab.).

Raíces cristianas en los Departamentos franceses de ultramar

En el año de 1493, en su segundo viaje Cristóbal Colón descubre las Islas de: Guadalupe (14 de noviembre), San Martín (11 de noviembre, día de San Martín de Tours) y la Isla de San Bartolomé. Martinica por su parte fue descubierta más tardíamente el 15 de julio de 1502.

Según informa el OPC, la isla del Guadalupe (cifra que incluye a San Martín y a San Bartolomé) tiene actualmente 95% de católicos. En el caso de Martinica, hoy se cuenta un 90% de católicos.

*****

En el caso de las islas pertenecientes a los Territorios britanicos de ultramar, estas son: Anguilla (91 km², deshabitada), Bermuda (53 km², 66.000 hab.), Islas Caimán (259 km², distribuidas en: Gran Caimán, 197 km²; Cayman Brac, 36 km²; Little Cayman de 26 km², con un total de 48.000 hab.), las Islas Turcas y Caicos (430 km², 22.352 hab.) y las Islas Vírgenes Británicas (153 km², 24.000 hab.)

Raíces cristianas en los Territorios britanicos de ultramar

El descubrimiento por parte de los europeos de las islas está caracterizado por la particularidad con la que fueron descubiertas cada una de ellas:

-Anguilla:La fecha de descubrimiento de este archipiélago es incierta, algunas fuentes sostienen que Colón avistó la isla en 1493, mientras que otros afirman que la isla fue descubierta por los franceses en 1564 o 1565. Los católicos se cuentan hoy en 3%.

-Bermudas: Se atribuye el descubrimiento a Juan Bermúdez, de Palos de la Frontera (Huelva, España), a principios del siglo XVI, probablemente en 1503. Son 15% los católicos actualmente.

-Las Islas Caimán:Fueron descubiertas por Cristóbal Colón el 10 de mayo de 1503 durante su cuarto viaje a América. Hoy son 3% los católicos.

-Islas Vírgenes Británicas:Estas Islas fueron vistas y nombradas por Cristóbal Colón durante su segundo viaje a las Américas en el año 1493. El número de católicos asciende hoy a 15%.

-Las Islas Turcas y Caicos: El conquistador español Juan Ponce de León las descubrió para los europeos, aproximadamente hacia el año 1512. A 20% crece la cifra de católicos en la actualidad.

*****

En el caso de las Antillas pertenecientes al Reino de los paìses bajos, estas son: Antillas Neerlandesas (803 km²) que se encuentran repartidos entre Curazao (444 km²), Bonaire (288 km²), San Martín (37 km²), San Eustaquio (21 km²) y Saba (13 km²), que eleva el número total de habitantes a 225.369). Y la otra es la isla de Aruba (193Km², 110.000 hab.).

Raíces cristianas en los Territorios del Reino de los países bajos

Las islas Neerlandesas, incluyendo para este momento a Aruba  –se lee en el OPC--, fueron descubiertas por exploradores al servicio de España en el siglo XV; durante el siglo XVII estas islas fueron conquistadas por los Países Bajos, a través de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales y durante la Guerra de los Ocho Años. En una expedición al mando de Johan Van Walbeeck, Holanda conquistó Curazao en 1634, Aruba y Bonaire en 1636, desalojando definitivamente a los españoles. En 1954 estas islas cambiaron su estatus colonial, para convertirse en estado dentro del Reino de los Países Bajos.

En la actualidad las Antillas Neerlandesas cuenta con un 72% de católicos y Aruba con el 81 %.

Comunidad de servicio

La Conferencia Episcopal de las Antillas (Antilles Episcopal Conference), está integrada por los obispos católicos de Anguila, Antigua y Barbuda, Antillas Neerlandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Belice, Bermudas, Dominica, Granada, Guadalupe, Guayana Francesa, Guyana, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Jamaica, Martinica, Montserrat, San Cristóbal y Nevis, Santa Lucía, San Vicente y Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, San Bartolomé y San Martín.

Tal como detalla el OPC, esta conferencia está conformada por trece naciones independientes, tres departamentos de Francia, dos divisiones del reino de los Países Bajos y seis territorios ultramarinos dependientes de Gran Bretaña.

Al interior de estas jurisdicciones civiles –continúa el Informe, encontramos las siguientes estructuras de la Iglesia: cinco provincias eclesiásticas con sus arquidiócesis y arzobispos metropolitanos, catorce diócesis y dos misiones sui juris vinculadas a las arquidiócesis de Detroit y Newark en los Estados Unidos.

Geográficamente, la Conferencia Antillana se extiende desde Bermuda hasta la región norte de tierras sudamericanas en los países de Guyana, Surinam y Guyana Francesa. De Este a Oeste se extiende desde la Isla de Barbados hasta el país de Belice.

Presencia de la Iglesia en el Caribe

El OPC explica que la región caribeña “goza de formas democráticas de gobierno que favorecen las  buenas relaciones ecuménicas, en la mayoría de los casos, entre las iglesias cristianas”.

Por ello, continúa, “ante la creciente confusión vista en la sociedad civil caribeña, más y más personas buscan en la Iglesia Católica una palabra de esperanza, una voz racional, que le ofrezca enseñanza y guía auténticas”. Con respecto a los jóvenes, en la Conferencia episcopal antillana existe una Comisión de Juventud activa y efectiva que promueve encuentros de jóvenes periódicamente a lo largo de todo el territorio de la Conferencia, así como oportunidades para proyectos guiados de servicio misionero a lo largo de la región.

Adicional a esto, se lee también que “la Iglesia Católica es uno de los mayores proveedores de servicio social para los necesitados; cada día más y más laicos católicos están asumiendo la dirección en este ministerio y servicio”.

En años recientes la Conferencia de las Antillas ha preparado tres cartas pastorales en los temas de Vida humana; Crimen, violencia y pena de muerte; y Ecología y medio ambiente.

Principales desafíos

La Iglesia que peregrina en Las Antillas identifica la necesidad que hay de “un renovado esfuerzo en el ministerio vocacional y una formación eficaz en los seminarios, siempre en la búsqueda de suficiente personal tanto para la formación académica como para la espiritual de los seminaristas”, describe el OPC.

La Conferencia Episcopal antillana mantiene un seminario mayor en Trinidad y Tobago, donde se forman los futuros prebíteros de todas las diócesis de la Conferencia.

En el OPC se lee que las Iglesias locales “no poseen una tradición de catequesis a lo largo de la vida y formación de la fe adulta. Por lo tanto, la Conferencia de las Antillas busca formas para atraer adultos y familias a continuar su formación en la fe”.

Los movimientos eclesiales laicales y otros grupos eclesiales realizan una tarea encomiable en este respecto, aunque el Informe califica como “deficiente” esta área.

En algunas regiones --prosigue el OPC--, “las escuelas católicas son actualmente dirigidas por personas de otros credos o iglesias cristianas que no están familiarizadas con la doctrina católica y en algunos casos son hasta opuestas, marcado muchas veces por la la estandarización y la secularización”.

El Informe identifica la necesidad de concentrarse más en las comunicaciones sociales “y recuperar un lugar para la voz católica en el foro público”.

Por ello, los obispos de la Conferencia Antillana defienden la necesidad “de manifestarse clara y eficazmente en el foro público respecto a temas sociales y morales, y ser capaces de proclamar la verdad con amor”. Esto –se lee aún en el OPC, “porque hoy en día la Iglesia representa la única voz de opinión contraria a la fuerte ola de sabiduría convencional y de lo políticamente correcto”.

Otros desafíos que se conocen son la inmigración ilegal, así como el ministerio pastoral con los pueblos amerindios allí donde subsisten.

Amor a María

Por el origen de la evangelización llegada a sus tierras, los países de Las Antillas guardan una devoción especial a la Madre de Dios.

Algunos de los santuarios más conocidos son los de “Nuestra Señora de Fátima” en Surinam y en Guayana; “Nuestra Señora Divina Pastora” en Trinidad y Tobago, así como el dedicado a la Virgen de la Salette en Dominica, devoción que llegó a la Isla cuando estaba bajo el dominio francés.

Para conocer más de la Iglesia en Las Antillas (en inglés) aquí