La Iglesia en Brasil exhorta a la educación ambiental

La Campaña de Fraternidad debatirá sobre la vida en el planeta

| 1184 hits

BRASILIA, miércoles 9 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- La Iglesia en Brasil ha lanzado hoy, Miércoles de Ceniza, la Campaña de Fraternidad (CF) 2011, cuyo tema de esta edición es “Fraternidad y vida sobre el planeta”.

Según lo publicado por la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB), el motivo del evento es “contribuir a la toma de conciencia de las comunidades cristianas y de las personas de buena voluntad sobre la gravedad del calentamiento global y de los cambios climáticos”.

También tiene como objetivo motivar a las personas a participar en los debates y las acciones destinadas a resolver el problema y a preservar las condiciones de vida en el planeta.

Según el secretario general de la CNBB, monseñor Dimas Lara Barbosa, es la fe la que empuja a la Iglesia a discutir temas como el propuesto por el CF 2011.

“Nuestra base teológica se funda en el mismo proyecto de Dios con respecto a la creación y al ser humano”, afirmó en la web de la CNBB.

El prelado sostiene que la ecología humana es de “extrema importancia” para los debates, porque trata la vida como un todo y no distingue la vida del planeta con la de los seres humanos.

“La ecología humana es un tema fundamental que ya fue afrontado por Juan Pablo II y después por Benedicto XVI. Para el Papa el centro del universo está en la persona humana, y muchas veces las políticas públicas no tienen en cuenta esto, sobre todo las personas más vulnerables, los más pobres”.

La temática de esta CF “es una preocupación social de la Iglesia que quiere despertar a las personas a la educación ambiental porque, a partir de nuestra cotidianeidad, tenemos necesidad de disminuir los consumos y tomar algunas medidas que impliquen menos gasto y más educación para la vida de nuestro planeta”, subrayó el secretario ejecutivo de la CF, el padre Luiz Carlos Dias.

En su opinión, los temas sociales presentados por la Campaña de Fraternidad reflexionan sobre el papel de la Iglesia en la sociedad.

“La Iglesia toma estos temas como reflexiones para servir a la sociedad, porque implican sufrimiento, dolor y muerte. La Iglesia, que tiene la misión de evangelizar, intenta llevar la luz de Dios a estas situaciones, para que florezca la vida en la sociedad”, añadió el sacerdote.

Además del objetivo general de aumentar la conciencia sobre el calentamiento global y los cambios climáticos, la CF presenta algunos objetivos específicos, entre los cuales pone a disposición medios para la formación de la conciencia ambiental, promueve debates sobre el tema, muestra la gravedad y la urgencia de los problemas ambientales, denuncia situaciones y destaca la responsabilidad de los problemas ambientales que derivan del calentamiento global.

Uno de los gestos propuestos es la Colecta de la Solidaridad, que será realizada en todas las diócesis brasileñas el 17 de abril. Los fondos recaudados serán derivados a los fondos nacionales y diocesanos de la solidaridad para hacer frente a proyectos vinculados con los objetivos de la Campaña de Fraternidad.