La Iglesia en El Salvador, preocupada por la situación de Honduras

| 1806 hits

SAN SALVADOR, lunes 28 de septiembre de 2009 ((ZENIT.org-El Observador).- Frente a los momentos de crisis que vive Honduras, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, manifestó el día de ayer, en rueda de prensa, su preocupación y la de la Iglesia católica salvadoreña por la situación del vecino país centroamericano.

Más aún cuando el gobierno de facto ha extendido, también desde ayer y por 45 días, la restricción de garantías individuales, e impuesto virtual toque de queda en todo el territorio hondureño, eliminando la libertad de movimiento, de expresión y de concentración, entre otras prohibiciones.

Tras el golpe que depuso al gobierno de Manuel Zelaya y el regreso de éste --de forma encubierta-- al territorio hondureño, instalándose en la Embajada de Brasil, el conflicto se ha agravado a niveles de alrma. Ha habido saqueos e insurrección pública en Honduras, y la relación del país centroamericano con el resto del continente, se ha deteriorado paulatinamente.

El día de ayer se le impidió el paso a una delegación de la Organización de los Estados Americanos (la OEA) y se le impuso un ultimátum a Brasil para que deponga su actitud de protección a Manuel Zelaya en su Embajada, misma que ha sido centro de diversos ataques por las fuerzas del gobierno de facto.

Ante este cúmulo de acontecimientos, monseñor Escobar Alas dijo que la Iglesia salvadoreña "está muy preocupada por la situación de Honduras y por el bien y la paz en aquella hermana República"

Al concluir la misa dominical en la capital de El Salvador, el arzobispo de San Salvador dijo que los católicos salvadoreños "oramos por Honduras y quisiéramos la paz en aquel país y muchas bendiciones del Señor".

Hay que recordar que Honduras y El Salvador sostuvieron un breve conflicto armado que duró 6 días en el mes de julio de 1969, conflicto que se llamó "la guerra del fútbol" y que terminó con mil 900 muertes, incluyendo civiles, de ambos bandos.

Desde entonces, ha sido la Iglesia católica la que ha restaurado los lazos de unión y reconciliación entre los dos países de centroamérica.

[Por Jaime Septién]