La Iglesia en Guatemala condena el asesinato de un sacerdote

El misionero oblato estadounidense Lorenzo Rosebangh

| 3000 hits

CIUDAD DE GUATEMALA, jueves, 21 mayo 2009 (ZENIT.org).- La Iglesia católica en Guatemala condenó este 20 de mayo el asesinato del sacerdote estadounidense, Lorenzo Rosebangh, perpetrado el pasado lunes en una lejana región del norte de este país centroamericano, a través de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala.


 
El padre Lorenzo Rosenbangh había nacido en Wisconsin, Estados Unidos, el 16 de mayo de 1935 y llegó a Guatemala en 1993. El misionero de 74 años trabajaba en la parroquia Santa Cecilia de la capital.
 
"La Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado condena enérgicamente el asesinato del padre Lorenzo, misionero Oblato de María Inmaculada", y exige una pronta investigación y esclarecimiento del hecho, señala un comunicado de este organismo eclesial.
 
Así mismo los Oblatos en América Latina han expresado su dolor por esta nueva muerte de un misionero oblato.
 
"Una vez más estamos de luto en nuestra región. Seguramente ya se hayan enterado del asesinato del padre Lorenzo Rosebaugh de la Delegación de Guatemala. Iban a un encuentro a Playa Grande, donde fueron asaltados. Le mataran a él e hirieron al padre Jean Claude Ngoma. Es el tercer oblato matado en los últimos años", afirma el padre Miguel Fritz, presidente de la Conferencia Interprovincial de América Latina (CIAL) de los Oblatos de María Inmaculada.

"Unámonos en oración por su llegado al Reino de la Alegría y que desde allá pueda intervenir por nuestro sufrido continente --añade--. ¡Nuestra oración y solidaridad para nuestros hermanos en Guatemala en este momento difícil!".
 
Según indica la página web de los Oblatos en América Latina, a eso de las 4 de la tarde, de este lunes 18 de Mayo, a la altura de la laguna Lachúa, cuando se dirigía de la ciudad capital hacia la parroquia de Cantabal, Ixcán, junto con otros cuatro sacerdotes, el vehículo en el que viajaban, fue interceptado por dos hombres armados cubiertos con pasamontañas, quienes les dispararon, Asesinando al Padre Lorenzo, mientras que otro sacerdote tambien misionero Oblato, quedó herido y fue trasladado a un centro asistencial.

El padre Lorenzo fue misionero en el Quiché durante varios años. "Muy cercano a la gente, de excelente buen humor, se ponía la botas para ir a las comunidades en los años previos a la firma de la paz, cuando la comunidades estaban acechadas por una dura violencia represiva del conflicto armado interno en Guatemala", indica la página de los Oblatos.

A la pregunta sobre los motivos de este hecho, el padre Erasmo Vásques, de Guatemala, señaló simplemente: "es parte de la violencia que vivmos aquí".
 
Un novicio, Luis Lorenzo Luján, retrata al padre Lorenzo: "Un Oblato muy especial para todos nosotros aquí  en el noviciado, vivía en la casa de adelante junto a Erasmo, en este corto tiempo que el Señor quiso que lo conozcamos lo apreciamos mucho por su sencillez, entrega hacia los más pobres y por su estilo de vida de mucha oración y servicio".
 
El padre Rosebangh, cuyos restos fueron inhumados este miércoles en un cementerio de la capital guatemalteca, había llegado al país en 1993 para servir como misionero en los poblados de Playa Grande y Chicamán, regiones que fueron las más golpeadas durante el conflicto armado interno (1960-1996).