La Iglesia en Italia llama a no desterrar los símbolos navideños de las escuelas

Tras una oleada de polémicas decisiones por parte de algunos directores y maestros

| 807 hits

ROMA, jueves, 9 diciembre 2004 (ZENIT.org).- El cardenal Camillo Ruini, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, ha pedido que las escuelas de ese país no dejen de colocar símbolos navideños o de organizar las tradicionales representaciones teatrales y musicales de estas fechas.



El obispo vicario de Roma, que ha recibido amplio eco este jueves en las primeras páginas de los periódicos italianos, lanzó su llamamiento este miércoles en los micrófonos del telediario del primer canal de la televisión pública italiana (RAI), el de mayor audiencia.

El cardenal interviene después de que se hayan suspendido algunos de estos espectáculos o gestos en escuelas de las prósperas regiones del norte de Italia, que atraen al mayor número de inmigrantes, en muchos casos musulmanes.

«No hay que aceptar de ningún modo opciones de este tipo», señaló el purpurado.

La Provincia de Vicenza, por ejemplo, ha lanzado un concurso que premiará al Nacimiento más bello. Ahora bien, directores de algunas escuelas y maestros se negaron a representar la Natividad de Jesús «por respeto a niños de otras confesiones».

En una escuela de Treviso, el director y algunos maestros han decidido sustituir la representación teatral de la Navidad con el cuento de Caperucita Roja, provocando protestas entre los alumnos y sus padres.

En una escuela de Como con 400 alumnos, el 20% de los cuales extranjero, al ensayar uno de los villancicos en la escuela, los maestros han sustituido el nombre de Jesús («Gesù») con la palabra virtud («virtú»), que hace rima, para no ofender a los musulmanes.

Según el cardenal Ruini «se está exagerando de manera radical, no nos damos cuenta de lo que hacemos. Estas cosas pueden parecer pequeñas, pero el espíritu es radicalmente equivocado».

«Me permito pedir a todos los italianos que no acepten estas decisiones. Deben saber que nuestra tradición cristiana es una tradición de bondad y verdad», subrayó.

Varias de las polémicas, como la de Como, se han resuelto al declarar los alumnos extranjeros que no tienen ningún problema en pronunciar el nombre de Jesús. El imán de Milán también se mostró en contra de suprimir su mención en cantos de Navidad.

El cardenal Achille Silvestrini, prefecto emérito de la Congregación para las Iglesias Orientales, en declaraciones públicas ha recordado que Jesús también es honrado por los musulmanes.

Como suele suceder, Nápoles, ciudad conocida en el mundo entero por sus mercados de pesebres, ha resuelto el problema con soluciones ingeniosas: este año se pueden ver figuras de personajes con rasgos árabes, asiáticos o africanos para que nadie se sienta excluido de la Navidad.