La Iglesia en México pide que se denuncien los abusos a inmigrantes

Hay muchos agentes de pastoral amenazados

| 1166 hits

JUCHITÁN, lunes 5 de septiembre de 2011 (ZENIT.orgEl Observador).- Hacer visibles y denunciar los abusos, extorsiones, robos y secuestros que sufren las personas transmigrantes en su paso por México rumbo a los Estados Unidos, ha sido uno de los objetivos primordiales del XII Taller Nacional de Capacitación para agentes de la Pastoral de la Movilidad Humana.

El encuentro, bajo el lema “Por una migración sin violencia”, convocado por el responsable de la Pastoral de Movilidad Humana (PMH) de la Conferencia Episcopal mexicana (CEM) y arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz, se celebró del 29 de agosto al 2 de septiembre en Juchitán, Oaxaca, y reunió a más de cien agentes de pastoral que trabajan en la defensa de las personas migrantes.

Durante el taller, los participantes pudieron compartir experiencias sobre la lamentable espiral de violencia que padecen los migrantes, particularmente lo centroamericanos y sudamericanos, que se internan a nuestro país sin documentos, en s afán por alcanzar la frontera norte de México.

Abundaron también en las condiciones de alto riesgo en las que los defensores de los derechos humanos de migrantes han estado laborando en los últimos años.

Los responsables de la Pastoral de la Movilidad Humana han expresado el desconsuelo que les produce el hecho de que en México, a pesar de ser un país de migrantes –que ha “exportado” más de 12 millones de compatriotas al vecino país del norte- la xenofobia se esté enseñoreando en estados como Oaxaca, México, Veracruz o Tabasco, por medio de agresiones en contra de los migrantes.

Por su parte, la secretaria ejecutiva de la PMH, la religiosa scalabriniana Leticia Gutiérrez Valderrama, insistió en los constantes ataques de que son víctimas los agentes de pastoral migratoria: “Trabajamos en condiciones de peligro, perseguidos por las corporaciones policiacas y bajo amenazas de muerte del crimen organizado sin que el Estado mexicano genere condiciones de seguridad”.

Por tal razón, en el encuentro se reflexionó sobre las posibilidades de creación de mecanismos de protección para los cerca de medio millar de defensores de derechos humanos de los migrantes que laboran en los 55 albergues existentes en el país.

También señaló que este clima de amenazas de muerte contra los agentes de pastoral migratoria, ha llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la CNDH (Comisión Nacional de Derechos Humanos), a declarar unas 15 medidas cautelares para salvaguardar de alguna forma la integridad de estos agentes.

Por Gilberto Hernández García