La Iglesia en Perú reacciona ante la corrupción con una campaña de oración

El presidente del episcopado llama a la «regeneración moral»

| 865 hits

LIMA, 5 oct (ZENIT.org).- El obispo Luis A. Bambarén Gastelumendi, presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, lanzó ayer una campaña de oración por Perú en estos momentos en los que el país latinoamericano atraviesa un momento delicadísimo de crisis política.



En un comunicado entregado a los medios de comunicación, el prelado, que es también obispo de Chimbote, exhortó a orar por una «paz basada en la verdad, la justicia, la solidaridad y sobre todo en los valores del Evangelio».

La campaña tiene lugar tras el anuncio por parte del presidente Alberto Fujimori de convocar nuevas elecciones tras el escándalo que le ha llevado a presentar sus dimisiones. La televisión peruana transmitió un vídeo en el que aparecía el asesor presidencial y del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos, entregando dinero en efectivo al congresista Alberto Kouri, para comprar su voto a favor de la alianza de gobierno Perú 2000 de Fujimori (Cf. «Presidente del episcopado peruano: Es la hora de acabar con la corrupción».

«Es bueno avanzar en la legislación que ampare un proceso limpio y confiable para la plena vigencia de la democracia; pero es insuficiente si los corazones no cambian en su escala de valores. Esto exige desprendimiento y renunciamiento, generosidad y sinceridad, todas ellas actitudes propias de un corazón noble y patriota», dice el comunicado del presidente del episcopado peruano publicado el 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís.

«Jesús nos dice que de un corazón perverso brota la maldad --continúa diciendo el prelado--. No es posible confiar los nuevos destinos de nuestra patria a discapacitados morales. Un discapacitado físico puede rehabilitarse. Un discapacitado moral debe vivir un profundo proceso de conversión, antes de asumir una responsabilidad pública. Sólo Dios puede cambiar los corazones. Es necesario dejar a Dios ser Dios en la vida personal, familiar, social y política».

Por este motivo y con estas intenciones, la Iglesia en Perú «invita a todas las familias y comunidades cristianas a rezar el Rosario el día 7 de octubre, Festividad de la Virgen del Rosario». Al mismo tiempo, el comunicado exhorta a «emprender una "Cruzada de Oración" durante este mes del Señor de los Milagros».

Como intenciones concretas de oración, monseñor Bambarén propone, en primer lugar, «orar por el éxito de la Mesa de Diálogo y Concertación de la Organización de Estados Americanos, en la cual deposita su confianza el pueblo peruano».

En segundo lugar, la Conferencia Episcopal pide «orar por los responsables del quehacer político, para que depongan legítimas aspiraciones y antepongan el bien del Perú, devolviéndole así la esperanza a los 26 millones de peruanos».

Por último, la campaña pide «orar sobre todo por la "regeneración moral" --el comunicado escribe estas dos palabras con mayúsculas-- de nuestra Patria, para que, extirpado el cáncer de la corrupción, se recupere la fibra moral en las familias y en nuestra sociedad».