La Iglesia en Portugal rechaza colaborar con la ley sobre el aborto

Una «ley injusta», advierte el portavoz episcopal

| 883 hits

FÁTIMA, domingo, 18 marzo 2007 (ZENIT.org).- La Iglesia católica de Portugal no colaborará en modo alguno con la nueva legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo que está en discusión, pues se trata de una «ley injusta».



«No nos interesa nada colaborar con una ley que es injusta» porque la interrupción del embarazo constituye «una falta de respeto a la dignidad de la vida humana», afirmó el padre Carlos Azevedo, portavoz de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP).

El portavoz episcopal no quiso comentar las cuestiones concretas de la legislación, aunque elogió el trabajo de los diputados que intentaron imponer un plazo obligatorio para la reflexión de las madres.

El Consejo Permanente de la CEP, reunido en Fátima el pasado 13 de marzo, apeló a los movimientos pro-vida para que se «interesen sobre todo en lo que supone respeto a la cultura de la vida» bajo varios aspectos, y no se circunscriban sólo a la interrupción voluntaria del embarazo o aborto.

El pasado 8 de marzo el Parlamento luso aprobó la nueva ley que despenaliza en Portugal la interrupción voluntaria del embarazo o aborto por decisión de la mujer durante las diez primeras semanas de gestación.

En cuanto a las mujeres que opten por el aborto, la Iglesia católica lusa encara el asunto «con una mirada de misericordia y perdón», según el portavoz de la CEP.

Sin embargo, en el caso de los profesionales de la sanidad, la CEP estima que «la conciencia cristiana implica que no colaboren con ningún acto que sea atentatorio a la dignidad de un ser humano», agregó Azevedo.