La Iglesia ortodoxa rusa condena las agresiones anticristianas en Egipto

El Patriarca Kiril envía sus condolencias a Shenouda III

| 1979 hits

MOSCÚ, miércoles 11 de mayo de 2011 (ZENIT.org).- Los ataques contra iglesias cristianas en Gizeh (Egipto) el pasado fin de semana han sido condenados por la Iglesia ortodoxa rusa, que pide un mayor compromiso de la comunidad internacional en defensa de las minorías cristianas amenazadas.

El Patriarca de Moscú, Kiril II, ha enviado un mensaje, hecho público el pasado lunes, al papa copto Shenouda III, en el que muestra la cercanía de los ortodoxos a los cristianos de Egipto y de otros países “en los que sufren opresiones y violaciones de sus derechos a la vida y a la libertad religiosa”.

Exhorta también a las autoridades egipcias y a los líderes musulmanes, así como a la comunidad internacional, a que actúen “de una forma decidida e inequívoca ante la violencia contra la minoría cristiana”.

Por otro lado, el presidente del Departamento de Relaciones Externas del Patriarcado, el metropolita Hilarión Alfeyev, hizo público un comunicado en el que muestra el “dolor” de la Iglesia ortodoxa rusa ante lo sucedido en Gizeh.

“Hasta hace poco, Egipto estaba considerado un ben ejemplo de convivencia pacífica entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana”, reconoce el metropolita Hilarión. Por ello, los últimos ataques, incluyendo el atentado de Alejandría, “causan aprensión y dolor a muchos millones de creyentes en todo el mundo”.

Los ortodoxos aprecian los esfuerzos de las fuerzas de seguridad egipcias, así como “las declaraciones de los líderes musulmanes, que sin medias tintas han condenado la actuación de los extremistas violentos”, y piden a éstos que “exhorten a sus seguidores a renunciar a toda forma de atentado contra la vida y la libertad religiosa” de los cristianos.

Si bien reconocen que la paz religiosa en el país “es un problema interno y una obligación de las autoridades egipcias”, con todo advierten que lo sucedido en Egipto forma “parte de un proceso global que afecta a la vida de los cristianos en una serie de países”.

“El continuo crecimiento de las persecuciones contra los cristianos en regiones del mundo en que estos han vivido durante muchos siglos”, advierte el comunicado, “en los últimos años está adquiriendo el carácter de una acción sistemáticamente planificada y realizada”.

Por ello, se exhorta a “la comunidad internacional, y ante todo a los países europeos, que históricamente han apoyado la suerte de los cristianos en los demás continentes, a que elaboren un mecanismo general de defensa de las comunidades cristianas en el mundo entero, basado en el diálogo abierto y la colaboración honrada entre los Estados, las comunidades religiosas y la sociedad civil”.

“Sólo poniendo el tema de la defensa de los derechos de los cristianos en el orden del día de la comunidad internacional y haciendo todos los esfuerzos para solucionarlo se podrán evitar tragedias como la que acaba de ocurrir en Gizeh”, concluye el comunicado.