La Iglesia relanza el diálogo constructivo con el cine

El Congreso de Cine «Tertio Millennio» escoge como eje los Diez Mandamientos

| 667 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 27 noviembre 2002 (ZENIT.org).- La Iglesia dialoga con el mundo del cine y quiere continuar en esta línea. Así lo explicó este miércoles al presentar el Festival de cine «Tertio Millennio» el cardenal Paul Poupard, presidente del Pontificio Consejo para la Cultura.



Como explicó el purpurado francés, este festival impulsado por el Vaticano, que se celebrará del 3 al 11 diciembre 2002, consiste en un ciclo de películas con trasfondo trascendente.

Para promover la reflexión, además del festival se celebrará un Congreso Internacional de Estudio (del 2 al 3 diciembre), dedicado en esta ocasión al cine y los Diez Mandamientos, en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (http://www.usc.urbe.it).

El hombre del Papa para la cultura, subrayó que «los tiempos están maduros para que se mire a la Iglesia como un interlocutor que ha aceptado el diálogo con el cine con total franqueza y libertad».

Poupard considera que «el cine es uno de los mejores instrumentos para el diálogo ecuménico: las imágenes son más universales que las palabras, porqué tocan, sin obstáculos, la mente y el corazón».

El congreso, incluirá ponencias del arzobispo John P. Foley, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, de monseñor Enrique Planas, director de la Filmoteca Vaticana, y de los profesores Juan José García-Noblejas (Universidad Santa Cruz), Eduardo Torres-Dulce (crítico de cine español) y Armando Fumagalli (Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán), entre otros.

Entre los relatores también se ha invitado a directores cinematográficos como Rachid Benhadj, de Argelia; Barbara Nicolosi, de la entidad estadounidense Act One; Ángel Blasco, productor español; o Giancarlo Leone, administrador delegado de la división cinematográfica de la RAI.

El congreso lleva por título «Partir del inicio. Los Diez Mandamientos en la cultura cinematográfica del Tercer Milenio» y quiere ofrecer una propuesta de sentido que no sólo sea válida para las religiones monoteístas sino para toda la humanidad.

Monseñor Foley, en la presentación, explicó a la prensa que se ha elegido este tema «mirando el mundo contemporáneo y percibiendo en los hombres la necesidad difusa de establecer valores universales que lo pueden guiar hacia una convivencia civil».

«Estos valores --añadió el prelado estadounidense-- lo guiarán para estar en paz consigo mismo y con los demás».

Monseñor Foley explicó que los organizadores «creemos que el Decálogo que Dios dio a Moisés no se agota en el judaísmo o el cristianismo». Los Diez Mandamientos no pierden su significado sino que «abrazan a toda la humanidad de cada época, son patrimonio de todos los hombres, independientemente de la cultura o el credo religioso».

El Congreso hace referencia a las palabras de Juan Pablo II en su visita al Monte Sinaí en 1999: «Observar los mandamientos significa ser fiel a Dios pero también a nosotros mismos, a nuestra auténtica naturaleza y a nuestras más profundas aspiraciones».

El festival «Tertio Millennio» tiene lugar anualmente en Roma en el mes de diciembre, bajo el patrocinio del presidente de la República Italiana, y está organizado en colaboración con el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, el Consejo Pontificio para la Cultura, la Filmoteca Vaticana y el Ente del Espectáculo, organización italiana.

El programa del festival prevé presentar del 3 al 11 de diciembre en el cine romano «Lucky Blu» películas como «Pinocchio», de Roberto Benigni; «El Pianista», de Roman Polanski; «We were soldiers», de Randall Wallace, o «Intervento Divino», de Elia Suleiman.

El congreso internacional de cine espiritual, promovido por los organismos vaticanos de cultura y comunicación, tiene lugar cada año en una universidad pontificia distinta y de manera paralela al festival.