''La Iglesia tiene la tarea de anunciar el Reino de Dios''

El santo padre recordó en el Ángelus a la nueva beata de Ecuador, Maria Troncatti

| 1590 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 25 noviembre 2012 (ZENIT.org).- Al término de la concelebración eucarística con los seis nuevos cardenales creados ayer durante el Consistorio, el santo padre Benedicto XVI introdujo la oración mariana del Ángelus con una profunda meditación referida a la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo, que al final del año litúrgico, dijo, “(amplía) nuestra mirada hacia la plena realización del Reino de Dios, cuando Dios será todo en todos (cf. 1 Cor. 15,28)”

Recordó el papa a san Cirilo de Jerusalén, quien en su Catequesis XV, 1, de la obra Illuminandorum, De Secundo Christi adventu, hizo referencia al reino de Dios con las siguientes palabras: “No solo proclamamos la primera venida de Cristo, sino también una segunda mucho más hermosa que la primera. La primera, de hecho, fue una demostración de sacrificio, la segunda porta la diadema de la realeza divina; ... en la primera fue subordinado a la humillación de la cruz, en la segunda es rodeado y glorificado por una multitud de ángeles”.

Por eso, “toda la misión de Jesús y el contenido de su mensaje consiste en la proclamación del Reino de Dios, de instaurarlo en medio de los hombres con signos y prodigios”, añadió, recordando que la Lumen Gentium de Vaticano II, en el numeral 5 definió que “el Reino se manifiesta en la misma persona de Cristo”.

Ha sido Jesucristo mismo, prosiguió el papa, “quien lo ha instaurado a través de su muerte en la cruz y su resurrección, con lo cual se ha manifestado como Señor y Mesías y Sacerdote para siempre”.

La Iglesia instauradora del Reino de Dios

Como se proclama en la fe de la Iglesia --siguió con su enseñanza el catequista universal--, “este Reino de Cristo fue confiado a la Iglesia, que es "semilla" y "principio" y tiene la tarea de anunciarlo y proclamarlo entre las personas, con el poder del Espíritu Santo”. Una tarea que demanda toda la dedicación de los miembros del Pueblo de Dios, porque “al final del tiempo establecido, el Señor presentará a Dios Padre el Reino, y le ofrecerá a todos los que han vivido de acuerdo al mandamiento del amor”, subrayó Benedicto XVI.

Por tal motivo, el santo padre exhortó a todos los creyentes “a prolongar la obra salvífica de Dios, convirtiéndonos al Evangelio, situándonos con decisión detrás de aquel Rey que no vino para ser servido sino para servir, y para dar testimonio de la verdad”, haciendo referencia a lo dicho por el mismo Cristo en los evangelios.

Nuevos cardenales para el Reino

Recordando el Consistorio celebrado este sábado 24, durante el cual creó seis nuevos cardenales, el papa invitó a los fieles que lo escuchaban en la Plaza de San Pedro y a través de los medios de comunicación, a que oraran con él por los nuevos puruptrados, “a fin de que el Espíritu Santo los refuerce en la fe y en la caridad y los colme de sus dones, para que vivan su nueva responsabilidad como un mayor compromiso a Cristo y a su Reino”

Como se sabe, estos nuevos miembros del Colegio Cardenalicio, “que representan la dimensión universal de la Iglesia”, son pastores de las iglesias en el Líbano, en la India, Nigeria, Colombia, y en las Filipinas, y un estadounidense que ha trabajado por largo tiempo al servicio de la Casa Pontificia y la Santa Sede.

Encomendó finalmente a todos ellos, y al mundo entero, a la protección de la Virgen María, para que “nos ayude a todos a vivir el momento presente esperando el regreso del Señor, pidiendo con fuerza a Dios: "Venga tu reino", y cumpliendo con las con las obras de la luz que nos acercan cada vez más al Cielo, conscientes de que, en los turbulentos eventos de la historia, Dios continua a construir su Reino de amor”.

Cercanía con los de habla hispana

Ante la presencia de importantes delegaciones de países hispanohablantes llegadas al Vaticano, entre las cuales destacaban los que han venido a Roma para acompañar al nuevo cardenal de Colombia, el santo padre les dirigió las siguientes palabras:

“Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española, en particular a los fieles de las parroquias de Granada, Málaga, Torremolinos y Baza, así como a los obispos, sacerdotes, religiosos y laicos de Colombia, que han venido acompañando al arzobispo de Bogotá, que ha sido agregado al Colegio cardenalicio.

Por intercesión de la Virgen María, Madre de la Iglesia, y de la nueva beata Maria Troncatti, que ayer en Ecuador fue elevada a la gloria de los altares, pidamos a Jesucristo, Rey del Universo, que ilumine y fortalezca con su gracia al nuevo purpurado, y que a todos nosotros nos aumente la fe y nos conceda perseverar en su amor hasta el final de nuestra vida”. (javv)

Se pueden leer las palabras completas del papa, antes de la oración mariana, en: http://www.zenit.org/article-43702?l=spanish.