La imagen de la Sabana Santa no es una copia

Resultados del un nuevo estudio realizado con escáner

| 690 hits

TURÍN, 10 mayo 2001 (ZENIT.org).- La Sábana Santa ha sido sometida a nuevas técnicas de examen por escáner cuyos primeros resultados acaban de ser hechos públicos por el arzobispo de Turín, encargado por el Papa de su custodia.



En 1534, dos años después del incendio de la capilla del Palacio ducal de Chambéry, donde se custodiaba entonces el lienzo, las religiosas clarisas remendaron los daños ocasionados por las llamas, añadiendo a la tela una especie de forro de lino que sólo permite ver una cara de la sábana, la que conocemos hoy.

Un examen llevado a cabo por escáner el pasado noviembre ha revelado que detrás, o sea, en la cara oculta, la imagen no ha sido copiada. Simplemente se han encontrado manchas de sangre.

«Es la confirmación del carácter infundado de la hipótesis formulada en el pasado, según la cual, la imagen de la Sábana Santa se habría formado por combustión, es decir, por el calentamiento de una imagen envuelta por el lienzo», explica monseñor Giuseppe Ghiberti, vicepresidente de la Comisión para la Exposición del sudario--

Experimentos recientes que han reproducido esta técnica siempre han dejado rastro también en el reverso del tejido, algo que no sucede en el caso de la Síndone de Turín.

Para que el estudio adquiera un carácter científico, hace falta esperar a la elaboración de las propuestas y preguntas que en el marco de este proyecto se presentaron en un simposio de científicos de todo el mundo el año pasado, en Turín.

El escáner de la parte de atrás del lienzo ha sido realizado por el profesor Paolo Soardo, del Instituto italiano Galileo Ferraris. Ha ofrecido una nueva técnica para responder a una vieja pregunta: establecer las condiciones del reverso del lienzo que nadie había visto desde hace más de 450 años.

El cardenal Severino Poletto, arzobispo de Turín y custodio de la Sábana Santa, tras haber consultado al Vaticano, permitió realizar este estudio al concluir la exposición que tuvo con motivo del Jubileo. En las últimas dos exposiciones, la de 1998 y la de 2000, el lienzo ha sido visto por cuatro millones de peregrinos.

El estudio tuvo lugar en noviembre pasado, durante una semana, en la sacristía de la nueva catedral. Durante el examen, se introdujo un escáner plano, de dimensiones mínimas, entre la Sábana y la tela añadida por las clarisas. Esto ha podido fotografiar toda la franja central, obteniendo así imágenes inéditas, explica monseñor Ghiberti.

Las fotos muestran manchas de sangre en las heridas en los pies, piernas, manos, brazos. Nada más.

Estas imágenes, a color y en blanco y negro, podrán ser vistas en un programa que el primer canal de la televisión pública italiana, RAI, está preparando en estos momentos y que será emitido en las próximas semanas.

En otoño, las fotografías serán publicadas en dos volúmenes: uno para el gran público y otro para los especialistas. Las últimas fotos de la Sábana de alta calidad se tomaron el 25 de junio de 1997, durante la muestra privada en la iglesia del Santo Sudario de Turín.

En estos momentos, la Sábana Santa se conserva en gas neutro con un porcentaje mínimo de hidrógeno en una urna resistente al calor y al impacto de bala.