La India: Se refuerza la seguridad para la ostensión de las reliquias de san Francisco Javier

La Basílica india del Buen Jesús pedirá identificación a los peregrinos

| 1017 hits

GOA, jueves, 18 noviembre 2004 (ZENIT.org).- Ante los ataques de extremistas hindúes en el país y el reciente incendio en la Basílica del Buen Jesús en Goa (la India), se están reforzando las medidas de seguridad con vistas a la inminente ostensión de las reliquias de san Francisco Javier, un acontecimiento que espera la llegada de tres millones de peregrinos.



Del próximo 21 de noviembre al 2 de enero de 2005 la Basílica del Buen Jesús --donde está la tumba del santo misionero-- en la parte antigua de Goa expondrá a la veneración los restos del jesuita, gran apóstol de Oriente y «la mayor figura del cristianismo en Asia después de Santo Tomás Apóstol», como se le ha descrito.

Goa, capital del Imperio portugués en la Indias orientales, fue en 1542 el lugar de llegada de San Francisco Javier (1506-1552) y el punto de partida de su gran labor de evangelización en el país y en extremo Oriente (Cf. Zenit, 20 de noviembre de 2002).

La primera exposición de los restos del santo jesuita tuvo lugar en 1782. Durante un tiempo el cuerpo se mostraba para la veneración cada año con ocasión de la fiesta de San Francisco Javier, el 3 de diciembre.

Desde 1864 la ostensión se fue haciendo menos frecuente por motivos de seguridad y posteriormente se fijó cada diez años, creando un sentido de gran expectación en toda la comunidad cristiana. La última, decimoquinta desde que se hace cada década, tuvo lugar del 21 de noviembre de 1994 al 7 de enero de 1995.

Tras el incendio ocurrido el pasado 21 de octubre (parece que por causas accidentales) en el Buen Jesús, por primera vez las autoridades eclesiales han decidido solicitar acreditación incluso a los «tradicionales devotos» que ocupan las instalaciones o los alrededores de la Basílica por la noche.

«Ofreceremos alojamiento sólo a los peregrinos recomendados por sus respectivos párrocos o con sus tarjetas de identidad válidas», explicó el padre Savio Barreto, rector de la Basílica del Buen Jesús, según cita la Conferencia de los obispos católicos de la India (CBCI) haciéndose eco de «SAR News».

Desde hace años cientos de devotos han estado ocupando los pasillos, algunos durante todo el período de la novena, llevando consigo utensilios de cocina, comida y lo necesario para pernoctar.

Pero después del reciente incendio –se cree que por un cortocircuito--, la agencia gubernamental de seguridad ha alertado a las autoridades eclesiales para que prohíban a los devotos residir en el complejo de la Basílica.

«Este es un acontecimiento eclesial y no podemos impedir a los devotos que se queden en la Basílica. Pidiendo una recomendación del párroco podemos asegurarnos de la sinceridad de los peregrinos. En cualquier caso, los fieles serán registrados para asegurar un control y la retirada de objetos no deseables», añadió el padre Bareto.

La Basílica ha sido equipada con cámaras de circuito cerrado de televisión y en la entrada habrá policía con detectores de metales. Un servicio de orden de voluntarios garantizará que dentro y fuera de la iglesia el flujo de peregrinos sea continuo y ordenado.

Fuera del edificio se ha dispuesto un servicio de acogida que dirigirá a los peregrinos a seis edificios y una treintena de tiendas levantadas al efecto. También la oficina de turismo de la ciudad de Goa ha organizado alojamientos en la parte antigua de la ciudad, zona donde se encuentra la Basílica.

La Iglesia local de Goa, a cuyo frente está el arzobispo Filipe Neri António Sebastião do Rosário Ferrão, ha difundido un intenso programa de iniciativas litúrgicas y culturales. Mientras, el episcopado indio se prepara para asegurar la cobertura mediática del evento.