La JMJ de Colonia, «preciosa» ocasión de diálogo ecuménico

Constata el cardenal Walter Kasper

| 939 hits

ROMA, 3 noviembre 2003 (ZENIT.org).- La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que acogerá la ciudad alemana de Colonia en agosto del 2005, se perfila como «una ocasión de diálogo entre los jóvenes católicos de todo el mundo y muchos jóvenes de otras confesiones cristianas».



«El que está comprometido con el diálogo interreligioso no puede dejar de contemplar positivamente una ocasión de encuentro tan preciosa», admitió cardenal Walter Kasper en declaraciones difundidas este lunes por el portal Korazym.org.

Para el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, de origen alemán, los jóvenes --el «futuro de la Iglesia»-- demuestran una apertura que permite que el diálogo con ellos «sea mucho más sencillo».

Desde este punto de vista, la cita del Papa con jóvenes de todo el mundo en Colonia tiene una especial importancia, «¡pero no hay que esperar a Colonia!», afirma el purpurado. «El contacto entre los jóvenes hay que alentarlo –invita--.

Un conocimiento mayor entre jóvenes católicos y jóvenes protestantes no puede más que beneficiar al futuro de todo el continente europeo».

En este sentido, para el cardenal Kasper, la perspectiva de la Iglesia en los próximos años, que ya ha dejado trazada Juan Pablo II, contempla «la atención al ecumenismo y a las relaciones entre las diferentes confesiones cristianas», así como «el diálogo con el Islam, particularmente importante en el período histórico que estamos atravesando».

Pero también «está el empeño por la paz en todo el mundo, por el que el Papa se ha entregado particularmente», concluyó.