La Jornada Mariana está marcada por la consagración del mundo a María

Presentaron el programa definitivo de los dos días. La imagen irá al Vaticano y al santuario del Divino Amor

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 2691 hits

La Jornada Mariana que se realiza este fin de semana en el marco del Año de la Fé será marcada por la presencia de la imagen de la Virgen de Fátima, por la reflexión mariana que realizará el papa Francisco, un rosario y una vigilia de oración unido a nueve santuarios marianos del mundo; y el domingo 13, el papa después de la misa le confiará el mundo al Inmaculado Corazón de María. Un evento que además invitará a los fieles a volver al rezo diario del santo rosario. Se esperan unos 150 mil peregrinos y 48 representaciones internacionales, además de la presencia de asociaciones de tantos santuarios marianos del mundo.

La Jornada Mariana fue presentada hoy en la Sala de Prensa del Vaticano, por Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización; por el secretario de dicho dicasterio, Mons. José Octavio Ruiz Arena y por Mons. Graham Bell, subsecretario de dicho ente.

En la carta apostólica Porta Fidei con la cual Benedicto XVI convocaba al año de la Fe, “ponía en primer lugar la figura de María como imagen insuperable de la fe en Jesucristo” recordó Mon. Fisichella y que por ello “no podía faltar en el Año de la Fe un evento dedicado a la piedad mariana”.  Añadió que  las dos jornadas estarán marcadas por la “presencia de la imagen original de la Virgen de Fátima” que llegará a Roma mañana sábado 12 de octubre y regresará el domingo.

Un hecho extraordinario, indicó, puesto que “la imagen de la Virgen no deja nunca el santuario y lo hace solamente para eventos excepcionales” como lo fue “en el Jubileo del año 2000, cuando el beato Juan Pablo II, el 13 de mayo realizó un acto de consagración de la Virgen”.

Recordó también que en las apariciones de la Virgen María en Fátima, ella pidió que se rece el rosario cada día y que las palabras de este mensaje “como si el tiempo no fuera pasado permanecen como una invitación constante para millones de fieles".

Mons. Fisichella le agradeció al obispo de Leiría, Mons. Antonio dos Santos Marto, al rector del santuario padre Cabecinhas, y a la aviación italiana que puso a disposición un helicóptero. Precisó entretanto que las dos jornadas no están dedicadas a la Virgen de Fátima sino a la piedad mariana.

El programa

Monseñor Fisichella dio a conocer el programa oficial, que contempla por la mañana del sábado 12. la peregrinación a la Tumba de Pedro y por la tarde la catequesis del papa Francisco. La plaza abre a las 14,30, la acogida de los peregrinos iniciará a las 15 horas con un momento de reflexión. A las 16 horas iniciará la peregrinación de la imagen de la Virgen por los varios sectores de la Plaza de San Pedro. Los peregrinos llevarán pañuelos blancos para saludar durante su recorrido a la imagen que representa a María cuando se apareció en Fatima. Será transportada por voluntarios y acompañada por la Guardia Suiza y Gendarmería Vaticana.

A las 17 horas el santo padre Francisco recibirá a la imagen de la Virgen y dará su mensaje mariano.

Después del momento de oración, la imagen será llevada al santuario del Divino Amor, donde será rezado el rosario en conexión con diversos santuarios de todo el mundo, seguido por una vigilia de oración que se prolongará durante toda la noche.

El domingo 13 por la mañana, la imagen de la Virgen María vuelve al Vaticano para peregrinar por la plaza. A partir de las 9,30 será la santa misa presidida por el santo padre y concluida la misma el papa confiará el mundo a la Virgen, y concluirá con el ángelus.