La Jornada Mundial del Enfermo recordará en Lourdes a la Inmaculada Concepción

Reunirá a 25.000 personas en el santuario francés

| 447 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 5 febrero 2004 (ZENIT.org).- La Inmaculada Concepción, Europa y los enfermos son tres realidades que se encontrarán en la Jornada Mundial del Enfermo (10-11 febrero 2004) en el Santuario de Lourdes, en el sur de Francia.



La Jornada Mundial del Enfermo regresa a Lourdes después que en 1993 naciera precisamente en este santuario francés. El título del encuentro de este año es «La Inmaculada Concepción en las raíces cristianas de Europa», según se hizo saber este jueves en la Sala de Prensa de la Santa Sede.

Según las primeras previsiones, la Jornada podría convocar a unas 25.000 personas en el Santuario elevado en el lugar de las apariciones de la Virgen a Bernadette Soubirous, el 11 de febrero de 1858, en la gruta de Masabielle.

«La XII Jornada Mundial del Enfermo se celebrará en Lourdes por deseo del Santo Padre para conmemorar el 150 aniversario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción», anunció el cardenal Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontifico para la Pastoral de la Salud

«Nuestro objetivo --reconoció-- cosiste en renovar la pastoral de la salud en el mundo y en particular en Europa con la celebración» de este aniversario mariano.

«Pienso que en las raíces cristianas de Europa se halle siempre la búsqueda de la armonía por medio de Cristo; y María con su Inmaculada Concepción inicia esta armonía cristiana que significará la plenitud de la salud y de la vida en su Asunción», explicó al ilustrar el argumento escogido.

El cardenal explicó que las celebraciones tendrán tres ejes: uno pastoral, una teológico y otro litúrgico.

El primer día (9 febrero) se dedicará a un encuentro de representantes de Conferencias Episcopales sobre la situación de la pastoral de la salud en Europa. La invitación se ha ampliado, además, a todos los obispos del mundo.

La parte teológica del segundo día (10 febrero) se centrará en temas de bioética y «del significado de la Inmaculada en Lourdes como fuente de salvación», explicó el cardenal mexicano.

Finalmente, en el tercer día tendrá lugar la acogida del enviado extraordinario del Santo Padre, el mismo cardenal Lozano Barragán, y la concelebración eucarística, momento culminante.

También habrá la unción de los enfermos, la procesión y la bendición eucarística a los enfermos y la procesión con las antorchas. Esta prevista una conexión en directo con el Vaticano a la misma hora en la que el Papa tiene la tradicional audiencia de los miércoles.