La Jornada Mundial del Enfermo se celebra este fin de semana en Sydney

El Papa: los hospitales, centros privilegiados para anunciar el amor de Dios

| 1045 hits

SYDNEY, 7 feb 2001 (ZENIT.org).- El próximo fin de semana se celebrará en Sydney la novena Jornada Mundial del Enfermo, una iniciativa de Juan Pablo II cuya organización es confiada al Consejo Pontificio para la pastoral de la Salud.



En estos momentos, ya se encuentra en Australia el arzobispo mexicano Javier Lozano Barragán, presidente este organismo vaticano, afinando los últimos detalles.

El sábado, tendrá lugar un Congreso sobre la nueva evangelización de la salud, en el que se tocarán aspectos candentes, como los diferentes sistemas sanitarios existentes y la organización de la atención pastoral que la Iglesia ofrecen en las estructuras sanitarias.

El domingo, fiesta de la Virgen de Lourdes, los participantes en el encuentro visitarán los hospitales de Sydney y, en la tarde, a las 14:30, participarán en la misa presidida por el enviado especial del Papa para esa ocasión, el cardenal Edward Bede Clancy, arzobispo de esa misma ciudad.

En estos momentos, según Zenit ha podido confirmar de fuentes del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, al menos 22 obispos de Oceanía ya han confirmado su presencia en los actos, de modo que esta Jornada Mundial del Enfermo recordará al Sínodo de los Obispos de ese continente que se celebró en el Vaticano por primera vez en la historia del 22 de noviembre al 12 de diciembre de 1998.

El Papa ha escogido como lema para esta Jornada «La nueva evangelización y la dignidad del hombre que sufre».

Monseñor Lozano ha explicado en declaraciones concedidas a «Radio Vaticano» el mensaje que con esta iniciativa quiere lanzar el Papa: «El Papa se refiere a los lugares de sufrimiento (hospitales, etc.) como centros privilegiados para la nueva evangelización, es decir, para dar a conocer verdaderamente el sentido del dolor, del sufrimiento y de la muerte, de la cruz del Señor y de su resurrección».

Asimismo, añade el prelado mexicano, el Santo Padre con esta iniciativa quiere hacer ver que, «a pesar de los desarrollos de la tecnología y de la ciencia médica, hay todavía muchos países pobres, que no gozan de sus beneficios, por lo que la comunidad internacional tiene que hacer algo para que se aseguren en todas las partes del mundo al menos los tratamientos esenciales».

El 12 de febrero la delegación vaticana presidida por monseñor Lozano regresará a Roma, haciendo escala en Bangkok (Tailandia), para encontrarse con la Conferencia Episcopal Tailandesa y afrontar los problemas de la pastoral sanitaria en ese país donde la influencia del sida es alarmante.