La Justicia española reabre un caso emblemático de aborto

La tv danesa acusó al doctor Morín de practicar abortos tardíos en dos clínicas. El Tribunal supremo reabre el caso porque en el Provincial no aceptaron los videos de 'cámara oculta'

Madrid, (Zenit.org) Iván de Vargas | 1172 hits

El llamado “caso Morín” es considerado por todos los defensores de la vida como un caso emblemático sobre el aborto en Europa.

Estos son los antecedentes. Todo comenzó con la indignación de la prensa inglesa y danesa, en 2004 y 2006 respectivamente, ante el conocimiento de los abortos tardíos que el doctor Carlos Morín efectuaba en sus dos clínicas de Barcelona. Unas prácticas que atraían a  un reguero de jóvenes, muchas procedentes de diferentes lugares del Viejo Continente.

Así, en noviembre de 2006, la televisión pública danesa DR decidió emitir un reportaje en el que denunciaba al doctor Morín de realizar supuestamente un número indeterminado de abortos ilegales. El conocimiento de estos supuestos hechos delictivos, que se cometían en dos clínicas barcelonesas, despertó una gran alarma social e hizo que corrieran ríos de tinta en diferentes países europeos.

Al hacerse público el contenido de ese documental danés en España, el Centro Jurídico Tomás Moro (CJTM) decidió presentar una querella contra el doctor Morín por un número indeterminado de delitos, tipificados respectivamente en los artículos 144 y 145 del vigente Código Penal.

Tras un largo proceso de instrucción, tras cientos de declaraciones, cientos de actuaciones policiales y miles de folios, el 30 de marzo de 2011 el CJTM presentó ante el Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona un escrito de acusación contra Carlos Morín y sus colaboradores por supuestos delitos de aborto ilegal, falsedad documental, intrusismo profesional y asociación ilícita.

En febrero de 2012, la Audiencia Provincial de Barcelona notificó a las partes las fechas previsibles del juicio oral, que se desarrollaron en 32 días de vista y concluyeron a finales de noviembre de ese mismo año.

La Audiencia de Barcelona absolvió en enero de 2013 al doctor Morín y a otros diez acusados de haber practicado supuestamente 89 abortos ilegales durante 2007.

Pero, siete años después de la emisión del programa en el canal DR, el Tribunal Supremo de España ha anulado la sentencia de la Audiencia Provincial. El Alto Tribunal ha estimado los recursos de casación promovidos por el Ministerio Fiscal y las acusaciones populares contra el fallo absolutorio y ha ordenado repetir el juicio ante un nuevo tribunal, formado por distintos magistrados.

Los recursos fueron presentados contra la sentencia de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona que absolvía a los acusados de supuestos delitos de aborto ilegal, falsedad documental, asociación ilícita e intrusismo profesional.

Según la sentencia del Tribunal Supremo, la Audiencia de Barcelona "menoscabó el derecho de aportación probatoria del fiscal y las acusaciones populares" por rechazar como prueba las imágenes grabadas con cámara oculta por una televisión pública danesa en 2006 y por no dejar reproducir durante el juicio unas testificales que constaban en el sumario.

El material al que hace referencia el citado sumario tiene que ver con unas grabaciones con cámara oculta realizadas por unos periodistas del dominical inglés The Sunday Telegraph en 2004. Estas imágenes sin tratar sirvieron para elaborar su reportaje sobre las clínicas del doctor Morín y encendieron las luces de alarma en Inglaterra.

La otra cinta es el extenso documental de la televisión pública danesa de 2006, que se emitió en el país nórdico, en la televisión pública francesa y, un año después, también en España. Este documental contiene una información muy valiosa (explica el contexto, cuenta con declaraciones de expertos, etc.). Pero según las fuentes consultadas, de cara al nuevo juico lo más relevante de este material son los diálogos en inglés grabados con cámara oculta por los periodistas con el doctor Morín y su personal. Esos diálogos se transcribieron en el diario digital Forum Libertas en noviembre de 2006

Refuerza esta idea el hecho de que, en la sentencia, el Supremo considere inadecuado impedir que los periodistas de la televisión pública danesa pudieran testificar en el juicio. Y que el Alto Tribunal cuestione la calificación de impertinencia de la cámara oculta, porque entiende que el uso de la cámara oculta puede estar justificada aunque se vulnere el derecho a la intimidad. “La prohibición no es absoluta ni concluyente (…) No habría logrado ese testimonio si se hubiera identificado como periodista”, concluye el Supremo, quien además aclara que nunca indujeron a la comisión del delito juzgado. 

Al conocerse estos días la sentencia del Tribunal Supremo, el Foro Español de la Familia felicitó y agradeció a las entidades E-cristians, Alternativa Española y Centro Jurídico Tomás Moro su actuación en el “caso Morín” en defensa de la vida. Además, esta plataforma que representan a más de 4 millones de familias españolas solicitó a jueces y fiscales “seriedad” en la aplicación de la legislación en esta materia y del marco constitucional establecido “mientras no logremos llegar a disponer de una Ley que proteja sin excepciones la vida del no nacido y el derecho de la mujer embarazada a ser madre que es nuestro objetivo último e irrenunciable”.