"La libertad de religión: un derecho humano basado en la dignidad humana"

Presentado el informe anual de Ayuda a la Iglesia Necesitada

| 2392 hits

MADRID, martes 16 octubre 2012 (ZENIT.org).- Unos 350 millones de cristianos sufren persecución o discriminación religiosa en el mundo. Los ataques a los cristianos han aumentado un 309% entre 2001 y 2010. Son algunas de las principales conclusiones del último Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo dado a conocer este martes en Madrid, España, por la fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

Durante la presentación del documento, que da cuenta de la situación de la libertad religiosa, país por país, el director de AIN España, Javier Menendez Ros, aseguró que "La falta de libertad religiosa y las amenazas no han hecho más que aumentar".

En los países de la denominada mediáticamente "primavera árabe" es donde se registra un mayor retroceso en la libertad de los cristianos para expresar su credo religioso. "En Egipto, Túnez y Libia la situación de inseguridad de los cristianos ha empeorado aún más", comentó Menéndez Ros.

Una situación similar se da en algunos países de África, como Kenia, Mali, Nigeria, Chad y Sudán con el aumento de grupos radicales islamistas.

China también se suma a la larga lista de países donde aumenta la discriminación por razones religiosas. Es "un país preocupante", ya que el gobierno lleva un "control exhaustivo" de los miembros de la Iglesia católica, señaló Menéndez Ros.

En total, en 133 de los 196 países analizados el derecho a la libertad religiosa ha empeorado, según este informe.

En la introducción al mismo, se explica lo que se entiende por libertad religiosa como uno de los derechos fundamentales de la persona humana.

"La dignidad humana es la fuente y fundamento de la libertad de religión. Para hablar de libertad de religión es importante tener como puntos de referencia esenciales la persona humana y su dignidad".

"Las sociedades que violan la libertad de religión no solo dañan a los individuos, sino a toda la comunidad. Aunque el camino a una actitud abierta y constructiva esté lleno de dificultades, es el único coherente con el respeto a la dignidad de cada persona, así como al bien de toda la comunidad humana", afirma en la introducción Nicolas Michel, profesor de Derecho Internacional (Ginebra).

Se puede acceder al informe completo en: http://www.ain-es.org/pdf/ILR2012.pdf.