La llama de san Benito, signo de solidaridad entre Europa y EE. UU.

Este año atraviesa el nuevo continente; el sábado estará en Nueva York

| 524 hits

ROMA, 6 marzo 2002 (ZENIT.org).- Una llama de paz, en el nombre de san Benito, inició este miércoles su camino en Estados Unidos y llegará el sábado a Nueva York, en recuerdo de las víctimas de la violencia terrorista.



Tras atravesar Estados Unidos, llegará a Italia el 13 de marzo, será recibida por el Papa
en Roma y luego volverá a su sede, Nurcia, donde el 20 y 21 de marzo tendrán lugar las celebraciones de la fiesta del patrono de Europa, informa este miércoles el diario italiano Avvenire.

El viaje de la llama se realiza cada año desde que en 1964 Pablo VI proclamó a san Benito patrono de Europa. La llevan jóvenes atletas y entre los lugares más significativos de los que ha salido en el pasado están capitales y lugares símbolo del viejo continente: Berlín, Praga, Budapest, Varsovia, Montecasino, Londres, Madrid, Bruselas, Viena, Skopje y, con motivo del Jubileo, Roma.

Este año, tras los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre, el Ayuntamiento de Nurcia, el prior de la abadía benedictina Maria Sedes Sapientiae en la patria del santo, padre Cassian Folsom, y el arzobispo de Spoleto-Nurcia, Ricardo Fontana, han escogido el nuevo continente, al que Europa se siente especialmente cercana en estos momentos difíciles.

El símbolo de luz se encendió el miércoles en la abadía benedictina de Saint Meinrad, en Indiana, que con 131 monjes es una de las más grandes del mundo.

En la ceremonia, además de la delegación italiana, compuesta por el arzobispo Fontana, el prior Folsom y autoridades locales, participa el arzobispo de Indianápolis, Daniel Buechlein, también benedictino.

El jueves la llama será llevada a Indianápolis para llegar después. El sábado por la tarde será recibida en el Palacio de Cristal de las Naciones Unidas de Nueva York por el observador permanente ante la ONU, monseñor Renato Martino.

El domingo la llama será bendecida por el cardenal de Nueva York, Edward Egan, tras una celebración en la catedral de san Patricio.

A su vuelta a Italia, la delegación benedictina será recibida por el Papa en audiencia el miércoles 13 de marzo. El día 20 llegará a la ciudad del santo, Nurcia.