La malnutrición causa la muerte de más de tres millones de niños al año

Un estudio afirma que salvar a estos niños costaría menos de lo que una multinacional gasta en publicidad

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 909 hits

La malnutrición causa en un año la muerte de más de tres millones de niños, incluyendo ochocientos mil recién nacidos, casi la mitad de todas las muertes de niños antes de cumplir los cinco años. Salvarles costaría menos de lo que cualquier multinacional gasta en publicidad cada año. Lo confirman los investigadores guiados por el pakistaní Zulfir Bhuta, del Royal College of Paediatrics and Child Health británico, autores de un estudio publicado en la revista The Lancet.

La investigación está orientada en los instrumentos para poner fin a la malnutrición y sobre las ventajas que las soluciones del problema llevaría a los países pobres. La publicación se ha realizado pocos días antes de una cumbre sobre temas de alimentación que se celebra en Londres.

Tal y como explica L'Osservatore Romano, este 7 de junio, según el análisis del grupo, bastaría con una inversión de menos de diez mil millones de dólares para salvar a 90.000 niños en un año. La mitad de este capital podría proceder de los mismos países en vía desarrollo, mientras el resto debería proceder de donaciones externas.

Bhuta, en la presentación de la investigación, recordó que la cifra en cuestión es inferior a la que se destinada en publicidad en una multinacional. Además, subrayó que no se trata sólo de teorías, dado que en los últimos años algunos países han conseguido resolver en gran parte el problema de la malnutrición, demostrando que una acción política decisiva puede poner fin al fenómenos. Etiopía es un país ejemplo de ello.

En el plano científico, el estudio muestra que muchas de estas muertes prematuras se pueden atribuir al peso reducido al nacer o a los nacimientos prematuros, ambos fenómenos se deben a la malnutrición materna. Señala el artículo del periódico citado, que en particular un cuarto de todos lo niños víctimas del hambre han tenido un reducido crecimiento interuterino. El estudio de The Lancet evidencia que una mejor calidad en la alimentación durante el embarazo y en los primeros meses del recién nacido, no sólo aumentaría las posibilidades de sobrevivir, sino que ayudaría a sus defensa inmunitarias y en perspectiva a su rendimiento escolar y su futuro.

El trabajo publicado incluye también un estudio dirigido por el profesor Roberto Black, de la Universidad John Hopkins de Baltimore, que revela como la causa de la malnutrición es, sobre todo, la falta de sustancias esenciales como la vitamina A, el zinc, el hierro y el calcio. Black, que participó también en la presentación del estudio, subrayó que resolver la plaga de la malnutrición en los países pobres contribuiría a su crecimiento económico y social.