La nueva evangelización es un compromiso espiritual

Discurso conclusivo de Salvatore Martínez en la Asamblea Nacional de Renovación Carismática

Rimini, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1542 hits

En la enseñanza conclusiva de la 36ª Asamblea Nacional de la Renovación Carismática Católica, el presidente del movimiento en Italia, Salvatore Martínez ha hablado sobre Nueva Evangelización.

Ha recordado que la Nueva Evangelización tiene unas coordenas claras y necesitamos instrumentos, ya que como decía San Agustín "si no es pensada, nuestra fe no es nada". Ha invitado a los presentes a acoger con alegría, alegría autentificada también por la prueba porque esta alegría "no es algo que tienes, es algo que recibes". Y ha dado un paso más, acoger y recoger la alegría, compartirla porque es "el Espíritu Santo que nos reúne".

Haciendo referencia a lo explicado el día anterior por el padre Raniero Cantalamessa sobre el amor de la Trinidad ha insistido en que el amor debe ser "hacia Dios, hacia nosotros mismo y hacia los demás".

La Palabra, ha continuado, debe bajar a lo profundo, "no debe ser acogida de forma superficial porque si no esta alegría será superficial". Y ha añadido que "la misión de la Renovación Carismática es una misión de amor".

Recordando el mensaje del papa Francisco de ir a las periferias ha explicado que para "ir a las periferias hay que salir del centro, ese centro que nos representa a nosotros mismos".

La Nueva Evangelización es un desafío, y ha recordado que Evangelio significa que Dios rompe el silencio, que "te ha hablado y te ha comunicado". Por eso nuestro "proceder" viene después del "preceder" de Dios.

Volviendo de nuevo a las palabras del papa ha recordado lo que dijo en la Vigilia Pascual sobre el miedo que suscitan en ocasión las novedades que nos presenta el Señor y ha añadido "hay que estar dispuesto a cambiar. No podemos cerrarnos a las novedades de Dios".

La Nueva Evangelización es sobre todo, antes de todo, un compromiso espiritual; es decir "interpela a tu ser 'hombre espiritual', a tu renovación personal". "Nueva evangelización quiere decir y tiene que significar que eres una persona nueva", ha matizado Martínez.

A continuación ha explicado los cinco aspectos que implican el desafío del amor: "amor a la Persona de Jesús", "amor al Evangelio de Jesús", "amor a la Iglesia de Jesús", "amor a los hermanos de Jesús" y  por último "amor a los necesitados de Jesús".

A través de gestos y palabras del apóstol san Pedro, ha enunciado cuales deben ser los factores del cambio para que haya nueva evangelización: ser conscientes de haber fallado al amor (lloró amargamente Lc 22, 62), ser atraídos por un nuevo amor de Jesús (me amas más que éstos Jn 21, 15), ser empujados a dar testimonio del amor recibido (poniéndose de pie levantó la voz y dijo Hch 2, 14) ser instrumento para que este amor llegue a todos (se conmovieron profundamente Hch 2, 37).

Haciendo una reflexión sobre la palabra evangelización ha subrayado la doble dirección de las palabras que la forman: evangelio y acción. Por eso, la evangelización debe ser "evangelio en acción" y "acción el evangelio".

Sobre cómo entender la evangelización, Martínez ha aportado cinco matices: cristocéntrica, kerigmática, profética carismática, litúrgica y social.  

Ha finalizando recordando que para la Nueva Evangelización es necesaria la adoración, "no basta con acudir a Dios para pedirle o darle gracias hay que pasar tiempo con él".