La OMS declara victoria sobre la lepra; Misioneros: demasiado «triunfalismo»

Todavía se dan miles de nuevos casos y quedan sus lacras

| 912 hits

GINEBRA, 31 mayo 2001 (ZENIT.org-FIDES).- La Organización Mundial de la Salud ha anunciado la casi victoria definitiva en la lucha contra la lepra. Los misioneros, sin embargo, consideran que se trata de un mensaje que peca de «triunfalismo».



«El trinfalismo de la OMS es peligroso --ha explicado a la agencia misionera de la Santa Sede el misionero Giorgio Abram, quien asiste desde hace 25 años a enfermos de lepra en Ghana--. Muchos gobiernos reducirán ahora los fondos destinados a la lucha contra la lepra, privando de asistencia a los enfermos».

El misionero franciscano conventual añade: «Organizaciones como la OMS son grandes burocracias que no trabajan directamente con los enfermos y consideran solamente las estadísticas. La OMS cita sólo a los grandes patrocinadores del programa para la reducción de la lepra, pero no a las asociaciones que han sensibilizado a la opinión pública occidental, ni a quienes trabajan directamente con los enfermos».

«Los progresos realizados en la reducción de la lepra se deben a estos últimos --añade el padre Abram--. La victoria definitiva sobre esta y otras enfermedades, sin embargo, se dará sólo con una mejora general de las condiciones de vida de las poblaciones afectadas. El triunfalismo de la OMS corre el riesgo de hacer pasar a segundo plano este aspecto del problema».

Una misionera comboniana que ha asistido a leprosos durante diez años en Uganda, sor Fernanda Pellizer, añade: «Ha habido progresos en la curación de la lepra, pero no se pude bajar en ningún modo la guardia».

Otro problema es la reinserción de los discapacitados a causa de la enfermedad que, aunque curados, son vistos con desconfianza por la gente y encuentran muchas dificultades en encontrar trabajo. Países, como Etiopía, tienen millones de personas que viven en estas condiciones.

La Asociación «Amigos de Raoul Follereau» (AIFO), de origen italiano, considera que no se puede declarar todavía la victoria sobre la lepra. Desmiente especialmente la afirmación de la OMS de que el tratamiento con productos farmacéuticos esté a disposición de gran parte de la población mundial y recuerda el drama de 10 millones de minusválidos marginados en las sociedades en que viven.

Los países en los que la lepra es todavía endémica son 25. En 1999 se registraron 740.000 nuevos casos de lepra, de los que 80.000 son niños, según datos facilitados por Fides.

Las leproserías dirigidas por la Iglesia en el mundo son 823. En muchos países, son las únicas estructuras que curan esta enfermedad.