La ONU, insustituible plataforma de diálogo internacional; según monseñor Martino

Comenta el tema de la próxima Jornada Mundial de la Paz

| 481 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 22 julio 2003 (ZENIT.org).- El tema elegido por el Papa para la próxima Jornada Mundial de la Paz quiere subrayar el valor del derecho en el marco de las relaciones internacionales a partir de un principio esencial: «Pacta sunt servanda» («Los acuerdos deben ser respetados»), constató este martes el arzobispo Renato Martino.



«La humanidad se encuentra ante un desafío crucial: si no logra dotarse de instituciones realmente eficaces para eliminar el flagelo de la guerra, el riesgo es que el derecho de la fuerza prevalezca sobre la fuerza del derecho».

Así se subrayaba en el comunicado de la Santa Sede en el que se anunció el jueves pasado el tema de la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 2004: «El derecho internacional, un camino para la paz».

Ello pone el foco de atención sobre las Naciones Unidas, dada su importancia como el único foro «que por su representatividad puede ofrecer una plataforma de diálogo a nivel mundial», explicó monseñor Martino, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, en un comunicado difundido por dicho dicasterio.

Por ello, la ONU es «insustituible» y «la Santa Sede no ha dejado de apoyarla». «La Santa Sede está convencida, y no es de ahora, de que el bien común mundial debe perseguirse con adecuadas estructuras de competencia universal», añadió el prelado.

Es la clara enseñanza de la «Pacem in Terris» (encíclica de Juan XXIII), de la que se acaba de celebrar el 40º aniversario, como recordó el arzobispo.

Durante muchos años observador de la Santa Sede ante la ONU, monseñor Martino apunta que habría que contemplar la reforma del organismo al menos en dos direcciones: en primer lugar, potenciando «el funcionamiento del Consejo de Seguridad».

«Por otro lado –continuó--, la ONU debería garantizar mejor un orden y una seguridad, no sólo desde el punto de vista político y militar, sino también en el terreno económico y social. Por ejemplo, las nuevas problemáticas relativas a la protección del medio ambiente y de la salud requieren medidas urgentes y que sean respetadas por todos».

Comprometido en la promoción de las condiciones que favorezcan la realización de la perspectiva trazada por el Santo Padre con la elección del tema para la próxima Jornada Mundial de la Paz, el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz prevé dos reuniones para el próximo otoño.

Serán encuentros que se celebrarán en el marco de las Naciones Unidas y bajo la perspectiva de la «Pacem in Terris»: «uno en Nueva York, con la participación de Kofi Annan, secretario general de la ONU, y otro en París, con la participación de Koichiro Matsuura, director general de la UNESCO», anunció finalmente monseñor Martino.