La oración, el secreto de todo misionero, según Juan Pablo II

| 553 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 23 enero 2001 (ZENIT.org).- Para Juan Pablo II el secreto del misionero está en la oración. Lo afirmó ayer al recibir a treinta religiosas agustinas Siervas de Jesús y María, que acaban de celebrar los 150 años del aniversario de la muerte de su fundadora, madre Maria Teresa Spinelli.



De este modo, el Papa propuso a estas religiosas «armonizar la dimensión contemplativa y el impulso misionero, que constituyen los dos pilares fundamentales de vuestra identidad religiosa».

«Quien permanece en contacto incesante con el Señor es capaz de responder mejor a las esperanzas de los hombres, especialmente de quienes se encuentran en dificultad. El Cristo de la contemplación es el mismo que vive y sufre en los pobres», explicó el obispo de Roma.

«Sólo quien ha encontrado personalmente a Cristo --añadió-- puede hablar de Él con eficacia al corazón de los hermanos y conducirlos a hacer una experiencia tan profunda de su amistad hasta sentirse interiormente removidos y transformados».