La Pascua en la diócesis ortodoxa rumana de Italia

Entrevista al arcipreste Nicu Voinea de Roma

| 1904 hits

Por José Antonio Varela Vidal

ROMA, Domingo 8 abril 2012 (ZENIT.org).- El episcopado ortodoxo rumano de Italia, con sede en Roma, tiene jurisdicción canónica sobre todos los creyentes ortodoxos rumanos que viven en Italia.

Esta comunidad celebrará la Pascua no este domingo, sino el próximo. Para conocer más sobre las tradiciones  y ritos de los creyentes ortodoxos rumanos, ZENIT conversó con el padre Nicu Voinea, párroco de la Exaltación de la Santa Cruz en Roma (zona de Tuscolana), y arcipreste o decano del decanato Lazio 1, quien también nos habló de ecumenismo.

***

¿Cuál es la fecha exacta en que van a celebrar la Pascua?

 La fecha de la celebración de la Pascua en la diócesis ortodoxa rumana de Italia es la misma en que se celebra en la iglesia ortodoxa rumana y en toda la iglesia ortodoxa en general. Esta será el primer domingo después del equinoccio de primavera cada año; es decir, será el domingo 15 de abril.

¿Cuáles son las características de las celebraciones litúrgicas del Viernes Santo y la Pascua?

La misa del Viernes Santo se celebra en la tarde, durante la cual toda la asamblea eclesial canta el Oficio funebre del Señor ante la Sábana Santa (el icono de la sepultura del Señor, pintado en un lienzo grande) que está situado en el centro de la iglesia. Luego, con la Sábana, con el evangelio y la cruz, se va en procesión alrededor de la iglesia tres veces, con cantos y letanías específicos. Este es el signo de que Cristo murió para salvar al mundo de la muerte, de la tiranía del demonio y del pecado.

La misa de Pascua comienza el sábado a la medianoche con la recepción de la luz dentro de la iglesia por todos los fieles. Luego se sale y se anuncia el evangelio de la resurrección a todo el mundo. Luego se vuelve a ingresar y se continúa la liturgia hasta el amanecer. El canto troparion lo cantan todos: "¡Cristo ha resucitado de entre los muertos, con la muerte ha vencido a la muerte, y a aquellos que estaban en los sepulcros les ha dado la vida!". Al final se bendicen los alimentos pascuales, los huevos, entre otros.

¿Cómo llaman al período posterior a la Pascua, y cuáles son sus características? ¿Cuánto tiempo dura este período?

El período pentecostal dura cincuenta días después de la Pascua. Hasta la Ascensión del Señor (el cuadragésimo día después de la Resurrección), y las liturgias son pascuales. Como signo de la alegría que ofrece Cristo resucitado, los fieles comen pescado todos los miércoles y viernes, desde el domingo de santo Tomás hasta Pentecostés (por lo general durante el año, los miércoles y viernes se ayuna, es decir, consumimos alimentos con frutas y verduras, sin carne, lácteos ni huevos). En la semana pascual se consume todo tipo de alimentos.

¿Cuál es la estructura organizativa y jerárquica de la comunidad? ¿Cuántas parroquias hay?

La diócesis ortodoxa rumana de Italia está organizada en 18 decanatos, 160 parroquias, 6 monasterios y ermitas. A la cabeza de la diócesis está nuestro obispo, su excelencia monseñor Siluan Span. Los fieles de nuestra parroquia vendrían a ser todos los cristianos ortodoxos rumanos que viven en Italia. Sin duda, no todos son practicantes y nosotros los sacerdotes, tenemos el deber de anunciar el evangelio cuanto sea posible.

¿Cuáles son los santos que se celebran en común en la iglesia ortodoxa y en la iglesia católica?

Todos los santos del calendario católico hasta el cisma de 1054, los tenemos también nosotros en el calendario ortodoxo, incluyendo a los grandes papas como san Gregorio Magno, san León Magno, san Silvestre, muchos mártires, entre otros.

¿Cómo perciben los fieles ortodoxos el diálogo que se desarrolla con la iglesia católica?

El diálogo es ya una palabra positiva. El diálogo entre las grandes iglesias se percibe como una realidad muy positiva.

En su opinión, ¿cómo podría profundizarse el diálogo sobre las cuestiones teológicas o litúrgicas entre las dos iglesias? ¿Qué aspectos se pueden mejorar?

Las cuestiones litúrgicas, en mi opinión, no fueron y no deberían ser tomadas como razones para la división o el cisma, pero por desgracia se cuentan entre las razones para el cisma. El culto, la liturgia, son la expresión de una cultura religiosa local, que no debe imponerse por la fuerza del uno sobre el otro, sino que exige respeto y diálogo. Sólo así podemos enriquecernos mutuamente. Y esto históricamente y en la liturgia se hizo, ¡gracias a Dios!

Sobre el plano teológico, creo que el compromiso es muy grande e importante. Sabemos que la unidad no es un descubrimiento humano, ni siquiera de los cristianos, sino un testimonio del mismo Cristo, de la Trinidad misma. Personalmente, creo que el Papa ha sido siempre la figura que expresaba la unidad de todos los cristianos y sabemos que intervenía en las diversas disputas de los obispos orientales, u otros, cuando era llamado a hacerlo. Sin embargo, no administraba y no intervenía en el oriente cristiano. También sabemos que enviaba delegados a los sínodos y concilios ecuménicos (los siete concilios), por lo tanto tenía en cuenta que formaba parte de una ‘ecúmene’ cristiana, siempre de modo personal. Nunca he entendido el dogma de la infalibilidad papal. Para la ortodoxia el sínodo ha tenido siempre la última palabra sobre las cuestiones fundamentales de la fe (el Credo, el dogma de la Encarnación, del Theotokos, etc.).

Sigo creyendo que la unidad de los cristianos no debe expresarse sólo con unas pocas reuniones al año entre las iglesias cristianas. Tal vez la formación teológica de los futuros sacerdotes debe modificarse sobre algunas ‘certezas’ locales por ambas partes. Así, los sacerdotes en el futuro serán más humildes y no le echarán la culpa solo "al otro", sino que van a entender mejor la diversidad del otro. Luego, creo que por algunas heridas que tienen su origen en acontecimientos históricos (las cruzadas, el uniatismo, etc.), se necesitan todavía gestos humildes y concretos, de perdón y de encuentro sinceros.