La primavera árabe, un ajedrez en lucha por el dominio del mundo islámico

El director de Asia News: Una conferencia de paz internacional es la única salida

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1207 hits

La primavera árabe tuvo mucho de verdadero: un movimiento popular que quería civilización, pero que en algunos países como Siria se ha transformado en un ajedrez en el que luchan las facciones internacionales por el dominio del mundo islámico, lejano de aquel deseo popular. Una situación en la que solamente una conferencia de paz en la que participen todos los interlocutores, como pidió Benedicto XVI y ahora el papa Francisco, podría dar una salida.

Este es el marco que indicó hoy el director de Asia News, padre Bernardo Cervellera, en el desayuno de trabajo sobre el tema “Nuevo Oriente y la libertad de la fe”, que se realizó este viernes 7 en Roma.

En la exposición participó el vicepresidente de la Fundación Meeting Cairo, Wael Farouq, en un encuentro moderado por el periodista Giovanni Cubeddu del CEMO Italia.

Desde 2006, el Centro Estudio Medio Oriente (CEMO) de la española Fundación Promoción Social de la Cultura organiza (http://www.fundacionfpsc.org) en modo regular encuentro con expertos sobre Medio Oriente y Mediterráneo.

El director de Asia News indicó: Desde el inicio “he seguido esta llamarada de la primavera árabe a través de los relatos de las autoridades religiosas locales. Y por lo tanto he intentado entender qué estaba sucediendo”.

“Lo nuevo en la primavera árabe está --indicó Cervellera- incluso si algunos la rechazaban por considerarla intentos de los integristas árabes y esto es equivocado, para no hablar de quienes han señalado a la Cia o a Irán”.

Las manifestaciones fueron “una respuesta desde la base, del pueblo, respetando los más altos ideales que la civilización hizo nacer en los siglos, como la dignidad de la persona, de la mujer, del trabajo, etc”.

En este contexto, precisó el periodista, “las Iglesias de Medio Oriente tuvieron dificultad de ver la novedad que traía la primavera árabe. Un cierto miedo de los dirigentes por temor de perder aquel poco de libertad existente. Los cristianos de base, en cambio, la entendieron más. Y en la que se vio una integración entre cristianos y musulmanes, y que en Egipto fue más evidente, con protección mutua de los templos y lugares de oración, en el reivindicar la ciudadanía común y los mismos derechos para cristianos y musulmanes. Algo que se apoyaba la dignidad del hombre”.

En un primer momento Occidente no entró, y cuando lo hizo “como en Libia, era más por motivos económicos, y dio un golpe de billar que difundió Alqaeda en toda África central”.

“El problema --precisó el director de Asia News- fue cuando llegaron las elecciones libres. En las que participaron personas que votaron basándose en la pertenencia religiosa. Si bien Egipto y Túnez se están volviendo integristas, la población se está arrepintiendo, y si hoy hubiera elecciones los resultados serían otros”.

En el caso de Siria, el director de Asia News consideró que “los líderes religiosos siempre han defendido a Assad, que no es para nada defendible, con su régimen dictatorial, su policía secreta, etc. Al mismo tiempo él frenó el integrismo, dio una cierta libertad religiosa, aunque controlada. Y por lo tanto dijeron que había que frenar la destitución de Assad. Otros en cambio siguieron a la oposición”.

En cambio “el caso de Siria se les escapó de las manos a sus ciudadanos y el país se ha transformado en un tablero de ajedrez en el que luchan tantos protagonistas. La población parece a este punto olvidada por todos, mientas hay interés solamente por la estructura política y las relaciones con otros países como Irán y su acceso al Mediterráneo”.

Y ha precisado que en este contexto se sabe que Arabia Saudita y Qatar han aumentado por varios millones de dólares la compra de armamentos destinados a los rebeldes. Irán hace algo similar. “Un conflicto entre Sunitas y Chiitas de Irán. Es más un problema de dominio del mundo islámico”. También con algunos intereses económicos. Y en esta situación además se suma Estados Unidos e Israel, empeñados porque los Herzbollah no tomen fuerza. Y también Rusia y China, que necesitan del petróleo de Irán.

¿Cómo salir de esta situación? “Benedicto XVI en su viaje a Líbano --recordó Cervellera- pidió que se realizara una conferencia de paz en la cual participaran todos los interlocutores, petición reiterada por el papa Francisco. Benedicto XVI habló también contra el fundamentalismo, un uso político del nombre de Dios que oprime a los demás, un problema que vale también para cristianos y judíos. Evitar la religión para usos políticos”.

El misionero PIME recordó además, que monseñor Silvano Tomasi, observador vaticano ante organismos internacionales, solicitó una tregua, porque la población siria que se encuentra en Siria está siendo tomada de mira por ejército y rebeldes. Y que la ONU, al menos de palabra, quiere esta conferencia de paz.

El director de Asia News recordó: “Las Iglesias que están en el lugar quieren continuar con este diálogo, porque los cristianos árabes se sienten parte del mundo árabe. Si bien existe también otro problema: es el laicismo con su relativismo, en el cual el comercio de cosas y armas son más importantes que la población. Existe además el riesgo de una tercera guerra mundial: demasiados interlocutores son una mecha terrible”.