La “provincia madre” de los agustinos recoletos decide su futuro próximo

Capítulo en la Provincia de San Nicolás

| 1836 hits

MARCILLA, martes, 19 mayo 2009 (ZENIT.org).- Desde ayer lunes 18 de mayo se celebra en Marcilla, Navarra, España, el 124 Capítulo de la Provincia de San Nicolás de los agustinos recoletos. En este encuentro participan 34 religiosos procedentes de los nueve países en los que está presente la "provincia madre".


 
Durante dos semanas, los asistentes al Capítulo reflexionarán sobre la realidad de sus obras sociales, pastorales y educativas con el fin de diseñar un plan de gobierno para los próximos tres años compartiendo responsabilidades con los laicos. El Capítulo concluirá con la elección del nuevo Superior Provincial, según han informado a ZENIT los agustinos recoletos.

El Capítulo Provincial, máximo órgano de gobierno en la Provincia de San Nicolás, está presidido por el prior general de la Orden de Agustinos Recoletos, el alavés fray Javier Desiderio Guerra Ayala, que se ha desplazado hasta la localidad navarra desde Roma.
 
Los componentes del Capítulo son 34, incluido el presidente. De ellos, ocho acuden por derecho, por razón de su cargo. Los demás han sido elegidos por los religiosos de base y proceden de los nueve países donde está asentada la Provincia.
 
En una primera fase, los padres capitulares recibirán y darán información sobre el estado de las comunidades, los religiosos y los trabajos que desarrollan en los tres continentes donde están presentes. Posteriormente elaborarán las directrices para los próximos tres años.
 
El Capítulo concluirá con la elección del nuevo prior provincial y su equipo, que se encargará de guiar la nueva singladura de la Provincia, siguiendo las decisiones marcadas por el Capítulo. Hasta el momento y desde hace seis años, el provincial ha sido Rafael Mediavilla.
 
Durante el trienio que ahora acaba, la provincia de San Nicolás se ha esforzado por llevar a la práctica un objetivo prioritario que se había fijado en el Capítulo de 2006: la formación permanente de todos y cada uno de sus miembros. Este Capítulo mira más hacia las personas que están en contacto con los frailes; se denomina como de "la misión compartida", y en él jugará un papel muy importante el lugar de los laicos.
 
La mayor parte de los agustinos recoletos de la provincia se dedica al trabajo ministerial. También regentan colegios en distintas localidades españolas como Valladolid, Zaragoza, Chiclana de la Frontera (Cádiz) y Querétaro, en México. Las misiones que vienen atendiendo están situadas en Lábrea (Amazonas, Brasil), Sarapiquí (Costa Rica), Chihuahua (México) y China.
 
A la acción social que se desarrolla en los territorios de misión hay que añadir un buen número de proyectos de índole social llevados a cabo en otros lugares menos deprimidos. Por encargo de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, la Provincia de San Nicolás dirige la Ciudad de los Niños, en Cartago (Costa Rica), desde hace 50 años.
 
Últimamente se ha embarcado en un centro de atención a los familiares de enfermos ingresados en los hospitales de la Ciudad de México. En Brasil han puesto en marcha un plan de acción contra la explotación sexual de los menores, en Fortaleza, y distintos proyectos para la promoción de la vivienda, en otras zonas del país.
 
Los agustinos recoletos de esta provincia se han especializado en un asunto tan de actualidad como la emigración. Llevan muchos años acompañando a los emigrantes hispanos de Estados Unidos, tanto en la zona de Nueva York como en los estados de Texas y Nuevo México. Más reciente es su dedicación a los hispanos de Londres, tarea que desempeñan desde hace cuatro años, cuando se creó la Capellanía Latinoamericana. En la parroquia de Santa Rita de Madrid (España) han echado los cimientos de lo que en poco tiempo será oficialmente la Capellanía China.
 
La Provincia de San Nicolás de Tolentino nació como tal en 1621; tiene, por tanto, 388 años de historia. Dado que las asambleas o capítulos se vienen celebrando trienalmente, el que acaba de comenzar hace el número 124.
 
La Provincia se fundó en Filipinas y allí estuvo radicada hasta 1898. Los religiosos agustinos recoletos de esta Provincia son los que han evangelizado -junto con agustinos, dominicos, franciscanos y jesuitas  este Archipiélago, que es la única nación católica de Asia. Después de la Revolución Filipina de 1898 y la posterior independencia de este país, los frailes filipinos se extendieron por distintos países de América Latina.
 

Esta Orden, que ha dado nombre a importantes avenidas en algunas de las principales ciudades españolas, es una reforma de la Orden de los Agustinos. Una reforma que nació decretada por un capítulo provincial agustino celebrado en Toledo (España) en 1588.

Uno de los promotores de esta reforma y autor después (en 1589) de su primer reglamento o "Forma de vivir" fue el famoso teólogo y poeta fray Luis de León.
 
La provincia de San Nicolás de Tolentino es la provincia madre de la que han nacido, mediata o inmediatamente, las otras siete provincias que con ella forman actualmente la Orden de Agustinos Recoletos. La sede provincial de esta provincia se localiza hoy día en Madrid, pero sus 340 miembros y las 52 comunidades que la forman trabajan en otros ocho países, además de España: Estados Unidos, México, Costa Rica, Brasil, Inglaterra, Italia, China y Taiwán. Las lenguas oficiales son cuatro: español, inglés, portugués y chino. Los frailes son españoles, en su inmensa mayoría, pero también hay 49 mexicanos, 25 chinos, 15 costarricenses y 9 brasileños.
 
Para más información: www.agustinosrecoletos.org.