La publicidad no necesita ofender a los creyentes para vender

Interesante experiencia de la Fundación de publicistas «Argentina del Mañana»

| 605 hits

BUENOS AIRES, 25 julio (ZENIT.org).- El Informativo «Argentina del Mañana» de una Fundación de publicistas católicos hace en su última edición «una severa advertencia en el ámbito publicitario», al constatar la gran cantidad de anuncios comerciales que se transmiten en televisión o se publican en la prensa y que hieren gravemente los sentimientos religiosos de las personas.



El primero de los avisos cuestionados pertenece a la firma «Depilight» y fue publicado en la revista «Viva» del diario «Clarín». Muestra una mujer en ropa interior crucificada sobre una máquina de afeitar. «La imitación de nuestro Señor en la Cruz era inequívoca y constituía un agravio blasfemo al símbolo más sagrado del cristianismo», explican los publicistas católicos.

«La firma Renault, por su parte, para difundir su modelo Clío, manipuló la imagen de Nuestro Señor Jesucristo y varios pasajes de la Sagrada Escritura con la presentación de tres "spots" publicitarios de TV, en los que una "moderna" versión del Salvador sirve a fines meramente comerciales. En los "spots" aparecen personajes que se identifican con Lázaro y María Magdalena, en una burda y confusa mezcla de lo sagrado y lo mercantil».

El informativo se hace eco en las líneas siguientes de «la reacción de los católicos y de los cristianos en general», de lo que se da cuenta. Intervino entonces la Fundación Argentina del Mañana, que envió sendas notas de protesta a la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad (AAAP) y a la Cámara Argentina de Anunciantes, y se enviaron copias de las mismas al presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación, monseñor José María Arancedo.

«La actitud de la Fundación --escribe el periódico que pertenece a esta Fundación de publicistas católicos-- tuvo amplia resonancia en medios televisivos, radiales y gráficos», expresada --entre otras manifestaciones-- en una entrevista de dos páginas del diario «Clarín» al secretario de la Fundación, Martín Viano.

Cabe destacar que ambas entidades de publicistas apoyaron el reclamo de la Fundación y que, a su vez, la firma «Depilight», a través de su director, Daniel Scalona, en contestación al reclamo de dicha entidad sostuvo que «nunca estuvo en nuestro espíritu herir la fe de las personas y mucho menos ofender ni burlar ningún símbolo religioso».

«En consecuencia --concluye el Informativo Argentina del Mañana-- esperamos que las empresas y agencias reflexionen sobre lo sucedido y que cuiden en adelante el contenido y las formas de su publicidad».