La reina de España visitó al Cristo de Medinaceli

Posiblemente asista en El Vaticano a la eucaristía de entrada del nuevo pontífice

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1365 hits

Es tradición en la Familia Real, desde hace más de 300 años, que uno de sus miembros acuda a la Basílica de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, lugar de gran devoción popular en Madrid, España, el primer viernes de marzo para venerar al Cristo de Medinaceli.

A su llegada al Templo --informa la página de la Casa Real--, su majestad la reina fue recibida por el superior provincial de la Comunidad de Padres Capuchinos, padre Benjamín Echeverria; el superior de la Comunidad de Padres Capuchinos, padre Carlos Coca; el padre Gregorio Blanco y el hermano mayor de la Cofradía de Jesús de Medinaceli, Manuel Torrijos.

Doña Sofía, en la entrada a la Iglesia, saludó a los feligreses que allí se congregaban y se dirigió por la nave central hacia el altar, donde su majestad besó el pie del Santo Cristo de Medinaceli y permaneció de pie durante unos momentos de recogimiento.

Por citar los últimos años, en 2012, la infanta doña Elena fue la encargada de cumplir con la tradición; en 2011, el rey Juan Carlos I; en 2010, el infante don Carlos; en 2009, la infanta doña Elena; en 2008, la infanta doña Margarita; en 2007, la infanta doña Cristina; en 2006, la reina; en 2005, el rey; en 2004, don Felipe acompañado por doña Letizia, príncipes de Asturias; en 2003, don Felipe; en 2002, el infante Don Carlos; en 2001, la reina; en 2000, la infanta Doña Cristina; en 1999, la infanta doña Elena; en 1998, la infanta doña Cristina; en 1997, la infanta Doña Margarita; y en 1996, el príncipe de Asturias.

Mientras tanto, en los medios de comunicación españoles, se afirma que es muy prematuro asegurar quién o quiénes acudirán a la entronización del futuro papa en representación de la Casa Real española. La fecha en que se celebrará la misa de inicio del pontificado no es posible señalarla porque depende del desarrollo del cónclave. Por otra parte, el rey Juan Carlos I será operado de una hernia discal mañana 3 de marzo.

Con estas circunstancias, los medios barajan que sea la reina Sofía la que representa a la Casa Real en la solemne celebración.

El Gobierno español es el que tiene competencia para decidir quiénes integran la delegación que asistirá en el Vaticano a la ceremonia de entrada del nuevo pontífice y, una vez decidida, se traslada al Consejo de Ministros para que la apruebe.

Lo que sí aseguran fuentes consultadas por el diario La Razón son las asistencias del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo; el de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; el titular de Interior, Jorge Fernández –dada su buena relación con la Iglesia–; y la vicepresidenta del gobierno, Soraya Saénz de Santamaría.

Cada delegación puede estar formada como máximo por cinco personas. Así, en la coronación de Benedicto XVI en 2005, los reyes de España presidieron la delegación española.

Los reyes por ser de un país cuyos soberanos son de los más antiguos en haber establecido relaciones con la Santa Sede se sitúan en las primeras filas del conjunto de delegaciones. La reina de España tiene el especial privilegio, concedido por el papa a las soberanas católicas, de vestir de blanco en estas ceremonias, privilegio que comparte, en teoría, si quisieran asistir a la ceremonia, las reinasFabiola y Paola de Bélgica, y la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo. La reina de España ostenta también el privilegio de usar peineta y mantilla blanca.