La relación entre Eucaristía y ética pública sigue interesando al Sínodo

Intervienen los cardenales Szoka y López Trujillo

| 802 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 5 octubre 2005 (ZENIT.org).- La relación entre la Eucaristía y la ética pública, planteada ante la asamblea por el arzobispo William Joseph Levada, nuevo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sigue interesando al Sínodo.



El argumento fue retomado en la sesión de intervenciones libres que se celebró entre las 18,00 y las 19,00 de este martes directamente por dos cardenales.

El cardenal estadounidense Edmund Casimir Szoka, presidente de la Gobernación de la Ciudad del Vaticano, pidió la palabra para intervenir sobre esta cuestión, citando el número 73 del «Instrumentum laboris»

El texto afirma que «algunos reciben la Comunión aún negando las enseñanzas de la Iglesia o sosteniendo públicamente opciones inmorales, como el aborto, sin pensar que están cometiendo un acto de grave deshonestidad personal y causando escándalo».

«Además, existen católicos que no comprenden porqué es pecado sostener políticamente un candidato abiertamente favorable al aborto o a otros actos graves contra la vida, la justicia y la paz».

También tomó la palabra el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio para la Familia. Además de hacer referencia al argumento tocado por monseñor Levada, presentó la vida eucarística como un remedio para muchos de los males que experimenta hoy la familia.

A partir de este miércoles, los portavoces de los diferentes idiomas han dejado de ofrecer detalles sobre las intervenciones de los padres sinodales pronunciadas en la sesión libre para evitar que el debate sinodal quede truncado antes de su desarrollo.

Por este motivo, no es posible ofrecer más detalles de las intervenciones del cardenal Szoka y del cardenal López Trujillo.

Según ha explicado Isidro Catela, encargado de ofrecer el «briefing» a los periodistas de lengua española, se trata de una medida introducida por la Secretaría General del Sínodo para garantizar el deseo del Papa de introducir en este Sínodo la novedad de una sesión de intervenciones libres que propicie el debate abierto.