La respuesta de la Iglesia católica al proselitismo de otras asociaciones religiosas

Según un obispo mexicano en la Conferencia de Aparecida

| 2617 hits

APARECIDA, jueves, 24 mayo 2007 (ZENIT.org-El Observador).- En su intervención ante el pleno de la Quinta Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, el obispo de Mazatlán, México, monseñor Mario Espinosa Contreras, señaló algunas acciones urgentes que tiene que llevar a cabo la Iglesia católica para responder al proselitismo, en ocasiones beligerante, de otras asociaciones religiosas.



Desde mitad del siglo pasado --apuntó monseñor Espinosa Contreras-- América Latina y el Caribe se han visto afectadas por «el proselitismo sectario, que crece en diversificaciones como en adhesiones, y como una consecuencia de ello constatamos que el índice de porcentaje de los católicos va registrando una progresiva disminución».

Ante este desafío, el prelado mexicano considero que es urgente «continuar ampliando la presencia de la evangelización en los medios de Comunicación Social, especialmente radio, televisión, prensa escrita e Internet».

Según monseñor Espinosa Contreras, «los ministros ordenados, religiosas y laicos agentes de pastoral, (deben esforzarse) en vivir más decididamente el valioso medio evangelizador (...) y en horizonte de este medio establecer oportunas visitas a las familias con carácter pastoral, y hacerse cercanos sus personas en las circunstancias de enfermedad, luto, sufrimiento y dolor» entre las familias.

Más adelante el obispo de Mazatlán recordó que «algunos hermanos separados son asiduos practicantes de la visita domiciliaria, mientras nosotros casi no la realizamos».

El purpurado mexicano se pronunció por «propiciar la oración, sea personal o comunitaria, teniendo la intención de rogar al Señor por el retorno de quienes un día abandonaron el seno de la Iglesia católica».

«Me parece --dijo monseñor Espinosa Contreras-- que esta súplica está poco presente, sea en la oración titánica de la liturgia, como en la vida instruida de las comunidades religiosas y parroquiales».

Al finalizar su exposición, el obispo de Mazatlán subrayó que «la extensión que van teniendo otras asociaciones religiosas, nos urge además de consolidar la catequesis y evangelización de los católicos, a establecer medios y formas para favorecer el regreso de los hermanos que un día se nominaron católicos».