La RIIAL, una respuesta evangelizadora a la brecha digital

Según el padre Beramendi, autor de una tesis sobre la Red Informática de la Iglesia en Latinoamérica

| 436 hits

ROMA, 1 octubre 2003 (ZENIT.org).- La Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL) se ha convertido en una plataforma decisiva para la nueva evangelización y la superación de la brecha digital, constata una tesis doctoral.



El estudio fue presentado el 29 de septiembre pasado por el padre Justo Ariel Beramendi, sacerdote de la arquidiócesis de Cochabamba (Bolivia) en la Facultad de las Ciencias de la Comunicación Social de la Universidad Pontificia Salesiana de Roma.

En esta entrevista concedida a Zenit, el padre Beramendi ilustra las conclusiones más destacadas de este trabajo científico pionero.

--Tras 181 páginas de investigación, ¿cómo presentaría usted la RIIAL?

--Padre Beramendi: La intención de esta tesis ha sido presentar la RIIAL de manera cuidadosa y documentada. Uno de los resultados más claros de la tesis es el siguiente: allí donde muchas personas no tenían acceso a las tecnologías informáticas por factores económicos o técnicos, pero principalmente por falta de una «cultura informática», la RIIAL ha sido una respuesta en su intento de poner solución al problema de la «brecha digital» que actualmente divide la sociedad entre quienes tienen acceso a la tecnología y quienes no pueden acceder a esta «cultura informática».

La relación entre sociedad, Iglesia, información, y las nuevas tecnologías de comunicación son temas actuales de reflexión académica; la RIIAL se presenta como un punto de partida concreto en este tipo de reflexiones ya que dentro este organismo existe la experiencia concreta del uso de instrumentos informáticos al servicio de la Iglesia en ámbitos desfavorecidos técnicamente.

Otro campo de estudio al que se puede acceder a través de la RIIAL es la reflexión teológico- pastoral, que se ha comenzado a desarrollar dentro la RIIAL, pero que además está en sintonía con toda la reflexión de «pastoral informática» naciente en la Iglesia católica.

Esta tesis es un primer paso en el análisis de la informatización de la Iglesia en Latinoamérica que puede ser continuado.

Finalmente, podría afirmar que no sería tan ilusorio pensar que la RIIAL en un futuro podría constituirse en una especie de «organización católica para la informática» en Latinoamérica, a ejemplo de SIGNIS (http://www.signis.org), que es, una asociación católica para los medios de comunicación audiovisual.

--¿Cuál cree que es la aportación específica de este estudio?

--Padre Beramendi: Debo decir que es la primera investigación sobre el tema. Por eso, me ha tocado redactar, en un primer momento, la historia de la RIIAL que se remonta hacia el 1985. Se ve, de este modo, cómo la RIIAL ha ido madurando paralelamente al escenario tecnológico. No existe mucho material bibliográfico publicado sobre la RIIAL, lo que ha significado ir «hilando» la historia de la RIIAL con la documentación del archivo privado de la RIIAL.

Sin embargo, creo que la aportación más significativa podría ser la propuesta que hago para definir la RIIAL en los siguientes términos: «La RIIAL es una organismo eclesial impulsado por el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) que anima, de manera subsidiaria, al uso de los medios informáticos a todos aquellos que desean aplicar estas nuevas tecnologías de comunicación al servicio de la nueva evangelización, de la comunión en el seno de la Iglesia y del diálogo Iglesia-Mundo. Para lo cual se ofrece a la estructura de la Iglesia y a sus agentes de evangelización, criterios y medios técnicos, humanos, religioso-espirituales y filosóficos».

--Usted hablaba de una evolución en la RIIAL constatada por su estudio, ¿cuál es?

--Padre Beramendi: La RIIAL en su origen se presentó ante las Conferencias Episcopales con la intención de ser una solución tecnológica en sí misma, con los nudos y canales propios de la Iglesia en América Latina en conexión con el Vaticano. En términos técnicos debía ser una verdadera red informática.

Ahora bien, poco a poco la RIIAL pasó de tener un papel por el que ofrecía soluciones técnicas a asumir un papel de coordinación y animación entre quienes, perteneciendo a la Iglesia, habían iniciado un proceso de informatización.

Con el pasar de los años, especialmente durante los encuentros promovidos por la RIIAL, este organismo eclesial fue generando en su interior un patrimonio ideológico (ideología entendida como el conjunto de ideas que caracterizan a una escuela, persona, colectividad, autor, movimiento cultural, religioso, político, etc.), espiritual y filosófico (filosofía entendida como la idea directriz de algo) que se fue concretando en sus espacios de reflexión, creando a través de los años, un lenguaje común al interior de la RIIAL (por ejemplo cuando se habla de «técnico», «mesa común», «filosofía del proyecto», «metodología», etc., que tienen connotaciones propias en la RIIAL).

Estos elementos son reflejados, de alguna manera, en las palabras que Juan Pablo II expresó en abril de 2003 refiriéndose a la RIIAL: «Una Red, dentro de la gran red de la humanidad, que se convierta en permanente agencia de sentido, que ofrezca como contenidos al hombre de hoy respuestas certeras y que siempre esté dispuesta a dar razones de nuestra esperanza» (mensaje al Congreso Continental sobre Iglesia e Informática, 2 de abril de 2003).