La Santa Sede aplaude la prohibición de la clonación humana en EE. UU.

Declaraciones de monseñor Elio Sgreccia, de la Academia para la Vida

| 422 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 2 agosto 2001 (ZENIT.org).- La decisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos de prohibir toda forma de clonación humana «puede desencadenar una profunda revisión en el mundo científico en defensa de la vida humana en todas sus formas». Lo afirma el informativo internacional en italiano de «Radio Vaticano».



La emisora de la Santa Sede ha entrevistado, además, al obispo Elio Sgreccia, vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida, quien ha explicado que el voto «logra armonizar la lógica propia de la ética en el respeto de la vida humana con la lógica científica».

«En los últimos tiempos --añade el prelado--, la investigación había puesto de manifiesto que para la utilización de células madre o estaminales, que pueden reproducirse, no es necesario ni oportuno construir embriones. De hecho, las células estaminales que se encuentran en el adulto son válidas y más seguras que las que proceden de los embriones».

De este modo, «se ha derrumbado la pseudo-razón científica que justificaba la utilización de embriones congelados o clonados para extraer células estimaniles», explica monseñor Sgreccia.

«Todo esto demuestra que las razones éticas --es decir, que el ser humano no puede ser utilizado nunca como un instrumento o como un medicamento, ni construido con este objetivo a través de la clonación--, acaban siempre ayudando a la ciencia, pues donde se encuentra la verdad para la ética se encuentra también la verdad para la ciencia».

El Parlamento europeo también se había pronunciado como la Cámara de Representantes de Estados Unidos, recuerda el vicepresidente de la Academia Pontificia para la Vida. Inglaterra, sin embargo, ha admitido en su legislación la clonación mal llamada «terapéutica».

En Estados Unidos, la medida votada por los Representantes pasa ahora al Senado, donde los demócratas tienen la mayoría. Sin embargo, el líder de la Cámara Alta, Tom Daschle, se ha manifestado fundamentalmente contrario a la clonación en toda circunstancia.

El voto de la Cámara podría influenciar la posición del presidente George W. Bush, que tiene que pronunciarse sobre la autorización de financiación pública para la investigación sobre las células estamaniales extraídas de embriones descartados por la fecundación artificial.