La Santa Sede apoya la prohibición completa de los ensayos nucleares

Intervención de monseñor Dominique Mamberti

| 1327 hits

NUEVA YORK, lunes 5 de octubre de 2009 (ZENIT.org).– El secretario de la Santa Sede para las relaciones con los Estados, monseñor Dominique Mamberti, reiteró “el llamamiento de la Santa Sede a adherirse lo antes posible al Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares a todos los Estados que todavía no lo hayan hecho y sobre todo a aquellos en los que la ratificación es necesaria para la entrada en vigor del Tratado”.

Monseñor Mamberti participó, del 22 al 26 de septiembre, en el Consejo de Seguridad de la ONU y en la conferencia sobre el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (Comprehensive Test Ban Treaty - CTBT) celebrada en Nueva York el 24 y 25 de septiembre en el marco del Debate de la Asamblea General de la ONU.

“La paz es un edificio en continua construcción; la contribución que el CTBT puede ofrecer para darle unos fundamentos más robustos es evidente”, afirmó en su intervención.

“Los ensayos nucleares son, en efecto, la expresión de una “cultura del conflicto y de la muerte” que pone en peligro no sólo la paz, sino también la existencia misma de la familia humana”, dijo.

Para monseñor Mamberti, “estos ensayos no pueden continuar justificándose con el argumento de desarrollar armas nucleares “inteligentes”, debido a los riesgos que estas pruebas suponen para el régimen de no proliferación nuclear, así como a los daños incontrolables e irreversibles que esas armas –también las inteligentes- producen”.

El secretario de la Santa Sede para las relaciones con los Estados recordó “la responsabilidad que tiene la comunidad internacional de prohibir las pruebas nucleares y de promover con firmeza y eficacia el desarme nuclear”.

“La entrada en vigor del CTBT podrá no sólo dar una respuesta significativa a los riesgos de la proliferación nuclear y a la amenaza del terrorismo nuclear, sino también dar un impulso al desarme nuclear”, explicó.

Además, “favorecerá una mejor respuesta a ciertas catástrofes naturales, gracias a su aplicación potencial como instrumento de “alerta rápida” en el ámbito civil y científico, en virtud del sistema de control internacional que proporciona”.

“Estos son elementos importantes –concluyó- para la realización de un auténtico desarrollo integral”.