La Santa Sede critica el Manual ONU de «salud reproductiva» para refugiados

«Nota» de los Consejos Pontificios para la Salud, Emigrantes, y Familia

| 1045 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 8 noviembre 2001 (ZENIT.org).- La Santa Sede anunció este jueves la publicación de un documento en el que denuncia la imposición de la así llamada «salud reproductiva» a los refugiados por parte de algunas agencias de las Naciones Unidas a través de un Manual operativo.



El texto, que lleva por título «La salud reproductiva de los refugiados - Una nota para las Conferencias Episcopales», es firmado por los Consejos Pontificios para la Pastoral de la Salud, para los Emigrantes e Itinerantes, y la Familia.

«El objetivo del estudio --explica un comunicado difundido este jueves por la Sala de Prensa del Vaticano-- es analizar el "Inter-Agency Field Manual on Reproductive Health in Refugee Situations", un libro práctico sobre las modalidades de asistencia a los refugiados en el ámbito de la así llamada "salud reproductiva"».

El documento fue publicado en 1999 por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones para la Población (UNFPA) y algunas organizaciones no gubernamentales.

La preocupación fundamental de la Iglesia católica es el intento del Manual de la ONU de promover junto a la «salud reproductiva» la «libertad individual, olvidando los correspondientes deberes ya sea individuales o sociales».

«Esto ha creado una confusión moral e intelectual en la opinión pública y es causa de iniciativas que proponen la limitación de los nacimientos, el concepto de irresponsabilidad en las relaciones sexuales e incluso el aborto», aclara la Nota vaticana.

Frente a esta concepción que define «utilitarista y neomaltusiana» de la persona, la Santa Sede propone «el camino del amor, del respeto, de la protección de los refugiados en sus derechos --entre los que se encuentra el inalienable derecho a la vida--, como razón profunda del compromiso de los agentes pastorales al servicio de la vida y de la condición de los refugiados».

En particular, el documento vaticano constata que el Manual de las agencias de la ONU propone «sin reservas» la «píldora del día después» a la que presenta como «anticoncepción de emergencia», cuando en realidad se trata de una sustancia abortiva.

«Incluso la esterilización es presentada como simple "anticoncepción"», constata el comunicado de prensa con el que se ha presentado el documento vaticano.

«Por último --explica--, el Manual acepta la separación entre sexualidad y procreación a través de la promoción de una "actitud sin prejuicios" sobre las relaciones extra-matrimoniales, así como homosexuales».

En respuesta al Manual de la ONU, la Nota de la Santa Sede pide a los obispos que «estén más atentos a los programas de información sobre la "salud reproductiva"» especialmente en las propuestas que hace a los adolescentes.

La respuesta al mismo, concluye, debe ser el anuncio del amor cristiano en plenitud, y no «el placer sexual individualista e irresponsable que aumenta el riesgo de expansión de la epidemia de VIH/sida».