La Santa Sede lanza una consulta mundial sobre la Palabra de Dios

Para preparar la próxima asamblea general del Sínodo de los Obispos

| 921 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 27 abril 2007 (ZENIT.org).- Con la publicación de los «Lineamenta» que preparan la asamblea general del Sínodo de los Obispos de 2008, la Santa Sede lanzó este viernes una consulta mundial sobre la Palabra de Dios.



Los «Lineamenta» (u orientaciones) constituye un primer bosquejo sobre el tema de esa cumbre de obispos de mundo que se celebrará el próximo año en el Vaticano del 5 al 26 de octubre, sobre el tema: «La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia».

Las preguntas de esta consulta son muy concretas. «¿Entre los fieles (parroquias, comunidades religiosas, movimientos) ¿qué idea se tiene de Revelación, Palabra de Dios, Biblia, Tradición, Magisterio?», pregunta una de ellas.

«¿Jesucristo es comprendido como núcleo central de la Palabra de Dios?», sigue interrogando.

Los «Lineamenta» y el cuestionario conclusivo, enviados a todas las diócesis del mundo, tienen por objetivo estimular la reflexión sobre la Palabra de Dios entre todos los niveles de la comunidad eclesial.

Las respuestas deben ser enviadas a la secretaría general del Sínodo antes del fin del mes de noviembre de 2007. Con estas respuestas luego se redactará el «Instrumentum Laboris», «Documento de trabajo» para la asamblea episcopal.

En la introducción de los «Lineamenta» se expresa explícitamente el objetivo del futuro Sínodo: «encontrar plenamente la Palabra de Dios en Jesucristo, presente en la Escritura y en la Eucaristía».

De este motivo, la asamblea constituye una continuación del Sínodo de los Obispos del mundo, celebrado en el Vaticano en octubre de 2005 sobre «La Eucaristía: fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia».

La asamblea del año 2008, busca, entre otras cosas, «encender la estima y el amor profundos por la Sagrada Escritura, haciendo que los fieles tengan "fácil acceso" a ella».

Una de las iniciativas que pretende promover a nivel mundial es la «Lectio Divina», la lectura meditada de la Palabra de Dios, «debidamente adaptada a las diversas circunstancias».

Asimismo, el Sínodo busca «ofrecer al mundo de los pobres una Palabra de consuelo y esperanza».

Los «Lineamenta» fueron presentados este viernes en la Oficina de Prensa de la Santa Sede por el arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de los Obispos.

El prelado croata de 56 años explicó que el Sínodo hará un balance de «los resultados positivos suscitados en el Pueblo de Dios, en particular por cuanto se refiere a la renovación bíblica en ámbito litúrgico, teológico y catequístico» por el Concilio Vaticano II.

El arzobispo reconoció que al mismo tiempo hay también sombras, como es «la ignorancia sobre la doctrina de la Revelación y de la Palabra de Dios, el desapego de muchos cristianos por la Biblia».