La Santa Sede no es responsable de los casos de abusos por parte del clero en el mundo

Lo afirma la Corte de Apelación de Oregon sobre la acusación contra el Vaticano de presunta responsabilidad sobre caso de abusos sexuales a menores por parte de un sacerdote irlandés

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1273 hits

La Santa Sede no puede ser acusada de responsabilidad directa en casos de abusos sexuales cometidos por cualquier exponente particular del clero en el mundo. Lo ha establecido una sentencia, en los Estados Unidos, de la Corte de Apelación en Oregon: la U.S. Court of Appeals for the Ninth Circuit.

La Corte ha archivado, el pasado 5 de agosto, una causa del 2002 sobre la presunta responsabilidad del Vaticano en un caso de abusos sexuales a un menor por parte de un sacerdote irlandés, sucedido en 1965. Después de haber sido denunciado, su orden religiosa avisó a la Santa Sede que lo redujo al estado laical en pocas semanas.

La Corte en Oregon, después de haber rechazado la apelación, ha rechazado también el principio de que la Santa Sede tenga el control sobre todos los sacerdotes en el mundo y que, como consecuencia, deba ser acusada de responsabilidad directa en el caso de abusos sexuales de cualquier exponente del clero. 

Tal premisa "es errónea", según la U.S. Court of Appeals for the Ninth Circuit. La motivación la ha explicado mejor el abogado de la Santa Sede Jeffrey S. Lena que en un comunicado ha afirmado: "los sacerdotes están bajo el control de sus superiores locales y no son, en consecuencia del estatus clerical, "empleados" de la Santa Sede, como podría ser en el caso de una empresa común". Además, ha añadido que es falso el hecho de que la Santa Sede "reciba y conserve informaciones sobre todos los sacerdotes en el mundo".

En una entrevista realizada por Radio Vaticana , Jeffrey Lena ha subrayado que la Corte ha rechazado el principio de tratar la Iglesia católica como una gran sociedad con el papa como jefe, "como si fuera un Chief Executive Officer". El abogado ha observado además que en este procedimiento el juez "ha tenido la oportunidad de seguir de cerca los hechos, ha podido reunirse con todas las partes y los testigos unidos al suceso del sacerdote y esto le ha consentido examinar de cerca si había uniones con la Santa Sede, comprobando que la Santa Sede había sido informada solo en el momento en el que llegó la petición de la reducción al estado laical del religioso por parte de sus superiores locales".