La Santa Sede no se pronuncia «por el momento» sobre carta de obispos vascos

¿Ilegalizar a un partido cercano a ETA?

| 305 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 2 junio 2002 (ZENIT.org).- La Santa Sede se ha abstenido «por el momento» de tomar posición oficial sobre una carta pastoral escrita por los obispos vascos en la que se oponen a la ilegalización del partido político que apoya las tesis del terrorismo vasco.



El subdirector de la Sala de Prensa vaticana, el padre Ciro Benedettini, declaró este sábado que la Santa Sede «por el momento, no intervendrá».

El 29 de mayo los obispos de San Sebastián, Bilbao y Vitoria, publicaron una carta pastoral titulada «Preparar la paz» en la que afrontan los requisitos fundamentales de la paz, violada en esas tierras por el terrorismo del grupo separatista ETA (Euskadi Ta Askatasuna).

En particular, ha suscitado fuertes críticas en el país el apartado que se opone al proyecto del Gobierno español de ilegalizar el Partido Herri Batasuna, considerado como portavoz de las tesis de ETA.

Los obispos desaconsejan esta medida por considerar que tendría «consecuencias sombrías» para «nuestra convivencia y la causa de la paz».

Al día siguiente, la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española emitió un comunicado en el que aclara que la carta pastoral es «exclusiva responsabilidad» de los obispos vascos.

Tras revelar que la Secretaría General del episcopado no ha conocido el texto de la carta hasta unos instantes antes de su difusión por los medios de comunicación social, explica que la Conferencia Episcopal «no ha estimado necesario pronunciarse sobre la Ley de partidos políticos», que debería ilegalizar a Herri Batasuna.

La Oficina de Información de los obispos subraya «la firme condena que hace el documento del terrorismo de ETA que no tiene justificación alguna, ni moral, ni jurídica, ni política».

Los obispos vascos han sido criticados con fuerza por el Gobierno español, que el viernes convocó al nuncio apostólico en España, el arzobispo Manuel Monteira, para expresarle «la contrariedad y el malestar» de Madrid.

358 sacerdotes vascos han respaldado públicamente a los obispos del País Vasco.