La Santa Sede pide a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X clarificar su posición

Para evitar una "ruptura eclesial de consecuencias dolorosas e incalculables"

| 2269 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 16 marzo 2012 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha hecho público este viernes un comunicado en relación al encuentro entre el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y el superior general de la Farternidad Sacerdotal San Pío X celebrado este viernes.

Durante el encuentro del 14 de septiembre de 2011, entre el cardenal William Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei y monseñor Bernard fellay, superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, fue entregado a este último un Preámbulo Doctrinal, acompañado de una Nota preliminar, como base fundamental para lograr la plna reconciliación con la Sede Apostólica. En el mismo se enunciaban algunos principios doctrinales y criterios de interpretación de la doctrina católica, necesarios para garantizar la fidelidad al Magisterio de la Iglesia y el sentire cum Ecclesia.

La respuesta de la Fraternidad Sacredotal San Pío X respecto al arriba mencionado Preámbulo Doctrinal, llegada en enero de 2012, fue sometida a examen de la Congregación para la Doctrina de la Fe y sucesivamente al juicio del santo padre. En obediencia a la decisión del papa Benedicto XVI, con una carta entregada en el día de hoy, se ha comunicado a monseñor Fellay la valoración de su respuesta. En ella se hace presente que "la posición, por él expresada, no es suficiente para superar los problemas doctrinales que están en la base de la fractura entre la Santa Sede y dicha Fraternidad".

Al término del encuentro de hoy, concluye el comunicado, "guiado por la preocupación de evitar una ruptura eclesial de consecuencias dolorosas e incalculables, se ha dirigido la invitación al superior general de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X de clarificar su posición con el fin de llegar a la recomposición de la fractura existente, como auspicia el papa Benedicto XVI".