La Santa Sede pide la prohibición de tests nucleares

Una paz basada en armas atómicas no es auténtica paz, afirma

| 489 hits

VIENA, 5 septiembre 2003 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que se adopte y aplique el Tratado General de Prohibición de Experimentos Nucleares, como paso para la promoción de una nueva cultura de la vida.



El llamamiento fue presentado in Viena por monseñor Pietro Parolin, subsecretario de la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado vaticana, al intervenir en la Tercera Conferencia para facilitar la entrada en vigor de dicho tratado, celebra del 3 al 5 de septiembre.

«Al inicio del tercer milenio, la creación de un sistema de desarme global y completo, capaz de promover un clima de confianza, cooperación y respeto entre los estados, debería ser un aspecto indispensable para la realización práctica de una cultura de la vida y de la paz», explicó el representante vaticano.

«¡Una "paz" basada en armas nucleares no puede ser el tipo de paz que buscamos para el siglo XXI!», exclamó el jefe de la Delegación vaticana.

El prelado presentó a la conferencia «los saludos y el aliento del Papa Juan Pablo II que, «al enviarme aquí, desea renovar su llamamiento a un esfuerzo común y generoso al servicio de la paz y la seguridad», dijo.

La Santa Sede ratificó el Tratado que prohíbe todo test nuclear el 18 de julio de 2001 para «avanzar en la promoción de una cultura de paz, basada en la primacía de la ley y en el respeto de la vida humana», explicó el sacerdote.

Por eso, el delegado Papa renovó el llamamiento de la Santa Sede «a aquellos Estados que todavía no han ratificado el Tratado a hacerlo cuanto antes». No hacerlo así, consideró, es un signo de que «la fuerza y la primacía de la ley, así como la confianza en los demás y la voluntad de diálogo, no se han convertido todavía en prioridades».

Monseñor Parolin recordó, de hecho, que el tema escogido para la Jornada Mundial de la Paz de enero de 2004 por Juan Pablo II es «El derecho internacional, un camino para la paz».

Hasta la fecha, 168 estados han firmado el Tratado General de Prohibición de Experimentos Nucleares y 104 lo han ratificado, pero sólo entrará en vigor cuando los 44 países capaces de producir armas nucleares lo ratifiquen.

De esos 44 Estados, 32 han ratificado el pacto. Los 12 que no lo han hecho son Estados Unidos, China, Colombia, Corea del Norte, Egipto, Congo, India, Indonesia, Irán, Israel, Pakistán y Vietnam.