La Santa Sede pide luchar tanto contra el antisemitismo como contra el anticristianismo

Intervención en la conferencia «Antisemitismo y otras formas de violencia»

| 1028 hits

CÓRDOBA, martes, 14 junio 2005 (ZENIT.org).- La Santa Sede ha pedido luchar con el mismo compromiso contra el antisemitismo como contra el resto de las demás formas de violencia y discriminación de las religiones, en particular del cristianismo.



Monseñor Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo, dio voz a esta preocupación de la Iglesia en la conferencia internacional promovida por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa sobre «Antisemitismo y otras formas de violencia» entre el 8 y el 9 de junio.

El prelado, que intervino en dos ocasiones anta la asamblea --sus ponencias han sido publicadas este martes por la Sala de Prensa de la Santa Sede--, pidió ante todo a los delegados de los países representados sacar las conclusiones del Holocausto contra el pueblo judío.

La Shoá, afirmó, «se extiende como una sombra sobre Europa y sobre el mundo entero», es «un crimen que ensombrece para siempre la historia de la humanidad».

«La enorme tragedia del holocausto es también una dramática llamada para educar, sobre todo a las jóvenes generaciones, a no ceder ante ideologías que justifican la posibilidad de "pisotear" la dignidad humana basándose en la diversidad étnica, lingüística, nacional o religiosa», afirmó.

La Iglesia católica, aseguró, «deplora todas las manifestaciones de antisemitismo de que han sido objeto los judíos de cualquier tiempo y por parte de cualquier persona».

La delegación de la Santa Sede reconoció después que en Europa y en otros países abarcados por la Organización que convocaba el encuentro «la intolerancia y la discriminación contra los cristianos y los miembros de las otras religiones son fenómenos preocupantes, a los que hace falta poner fin con la misma determinación con que se combate el antisemitismo y la discriminación de los musulmanes».

«En efecto, sería paradójico omitir medidas concretas para garantizar a los cristianos y a los miembros de las otras religiones la libertad religiosa sin forma alguna de discriminación e intolerancia, precisamente cuando en un plan general se trata de eliminar la discriminación y la intolerancia», confirmó.

Monseñor Cañizares pidió «evitar que se haga del antisemitismo, las discriminaciones de los musulmanes o de los cristianos una especie de jerarquía».

«Cada una de estas "plagas" hace que el hombre "se enferme", lo degrada y, por tanto, ha de ser "curada" con rapidez», afirmó.